Ford Focus ST Line 1.5 Ecoboost 182 CV

Un Focus ST para el día a día

Probamos el Ford Focus con el acabado ST Line y el motor 1.5 ecoboost de 182cv, una combinación de diseño, equipamiento, potencia y precio muy jugosa y recomendada 100% para todos aquellos que miran de reojo al Focus ST, pero no necesitan tal demostración de poderío y prefieren algo más polivalente sin renunciar a una apariencia cañera.

Ford Focus ST-Line

Queda poco para que la tercera generación del Ford Focus llegue a su fin y sea reemplazado por su sucesor el año que está a punto de entrar, pero el compacto de la marca del óvalo se resiste a desaparecer sin dar guerra, manteniéndose como uno de los modelos de referencia en el mercado, a pesar de su veteranía y de quedarse algo en desventaja respecto a una competencia recientemente renovada, y eso que en todo momento sigue recibiendo pequeños updates para seguir en la cresta de la ola.

Como hemos dicho, el Ford Focus puede que no sea el modelo de su categoría más avanzado tecnológicamente, ni el que presenta un diseño más atrevido y rompedor, pero con el acabado ST Line Ford ofrece un producto con el que puede seguir compitiendo de tú a tú en un segmento tremendamente exigente y lo hace jugando sus cartas ofreciendo un precio realmente competitivo.

Ford Focus ST Line trasera

¿Qué ofrece el acabado ST Line?

Exteriormente, lo más llamativo es el kit de carrocería ST-Line, que se compone de una parrilla exclusiva, paragolpes delantero y trasero, faldones laterales, alerón, aunque este último se ofrece como extra, unas llantas de 17″ en acabado “Rock Metallic”, o lo que es lo mismo, una mezcla entre antracita y negro, y emblemas ST-Line para recordarnos que estamos ante una versión con carácter deportivo. Además, recibe una suspensión más deportiva que el resto de gama, sin contar con el ST ni el RS claro está.

Llantas 17″ Focus ST Line

En el interior, los cambios con respecto al resto de gama son menores, no obstante posee su propio ADN equipando pedales deportivos de aluminio, listones de acceso con emblema st-line, asientos deportivos con costuras en color rojo o el volante de tres radios y forma de D.

Respecto a la gama de motores disponibles en el acabado ST-Line podemos optar, como opciones gasolina, entre el 1.0 Ecoboost de 125cv y el 1.5 Ecoboost de 182cv y entre el 1.5 tdci de 120cv y 2.0 tdci de 150cv, si preferimos diesel.

Motor 1.5 Ecoboost 182cv

¿Cómo va en marcha?

Hablemos del motor de nuestra unidad. El 1.5 EcoBoost rinde 182 cv y casi 250Nm de par. Es un motor que empuja desde bastante abajo y se muestra muy elástico, subiendo de vueltas hasta casi el corte sin perder fuelle.  Es una mecánica que tiene su aquel, tiene chispa, algo que hoy en día se echa de menos entre tanta motorización orientada al ahorro de combustible en lugar de la diversión. Sin embargo, en Ford han conseguido hacer que el corazón Ecoboost tenga garra y que a la vez sea tan poco sediento como un camello en el desierto,  por lo que podemos tacharlo como una mecánica muy polivalente.

En autovías a velocidad constante de 110 km/h hemos obtenido medias cercanas a los 4 litros ( por debajo de lo que anuncia el fabricante) y un consumo mixto de 5,6 litros a los 100 km 75% carretera / 25% de zapatilla. Si se hace mucha ciudad el consumo subirá a unos 7-7,5 litros, cifra nada descabellada para la potencia del conjunto. Hay que mencionar el sistema start-stop, ya que pone su granito de arena en el ahorro de combustible.

Focus St-Line Consumo

Va asociado a una caja de cambios manual de 6 relaciones donde las tres primeras son relativamente cortitas y las tres restantes más largas, lo cual contribuye a reducir el consumo. Lo bueno de este motor es que como tiene bastante par, te permite ir incluso en sexta marcha muy bajito de vueltas sin tener que recurrir al cambio constantemente para realizar adelantamientos o recuperaciones. No obstante, para todos aquellos menos sentimentales y más puretas, existe la posibilidad de equipar una caja de cambios automática.

Frontal Focus ST Line

En el apartado de frenos, suspensiones y bastidor tenemos que decir que tiene un comportamiento muy noble en cualquier tipo de situaciones. Tiene un chasis buenísimo, muy equilibrado, capaz de tragarse lo que le eches, y es que el bastidor es el mismo que puede montar el Focus ST o el todopoderoso RS, así que fijaos si vamos sobrados.

Muestra un gran aplomo tanto en autovía a altas velocidades como en carreteras reviradas, dando una sensación de control y seguridad en todo momento. La suspensión deportiva que equipa esta versión ayuda a incrementar dicha sensación, pero ojo, que no nos lleve a equívocos. Tiene un tarado un pelín más duro que el resto de gama pero sin ser para nada molesta y es que, a pesar de que las siglas ST-Line nos inciten en todo momento a pesar que llevamos un torpedo, este Focus está pensado para ser un vehículo que te permita llevar a los nenes al cole y a su vez sacar al macarra que lleves dentro cuando lo desees. Además, las llantas de 17″ con perfil 50 que monta de serie ayudan a minimizar y suavizar las irregularidades del asfalto. Si optamos por equipar las llantas de 18″ con unos pepinos de zapatos  con medida 235/40 R18,  enseguida notaremos que todo se torna algo más brusco.

Ford Focus ST- Line

En el apartado de frenos podemos destacar el buen tacto del conjunto, con una mordida bastante contundente y más que suficiente para el peso-potencia de este Focus ST Line. Le dimos candela en una zona de montaña del sureste de Madrid y no mostró para nada signos de fatiga.

Respecto a la dirección no podemos hacerle ningún reproche. Posee una dirección muy directa, que brinda mucha confianza a la hora de trazar. Además es posible regular la dureza de la misma. No obstante, aunque en ciudad pueda parecer demasiado asistida, a medida que incrementamos la velocidad se tornará más firme.

Volante Deportivo ST-Line

Pasamos al interior

Abrimos la puerta del Focus y nos adentramos en su interior. Nos sentamos en unos asientos de corte deportivo y, aunque el mullido pueda parecer a primera vista duro como el carbón de lo reyes magos, realmente son muy cómodos. Recogen muy bien las lorzas y ofrecen muy buen apoyo lumbar, aunque curiosamente carecen de regulación de dicha zona y que recurren a la ruleta de toda la vida para inclinar el respaldo. Si algo funciona ¿para qué cambiarlo, verdad? Lo que es cierto es que el sistema se nos antoja un pelín desfasado. Es una opinión personal, sin más.

Puesto de Conducción

Miramos a nuestro alrededor y comprobamos que los materiales de este Focus de tercera generación han dado un salto de calidad abismal y distan años luz de los de su predecesor. A pesar de tener determinados componentes en cuero, como la palanca de cambio, freno de mano o el volante, este último con un mullido y tacto excepcional, predominan los materiales plásticos. Ojo, no confundamos plástico con mala calidad. Los componentes de este Focus ST Line muestran gran empaque y muy buenos ajustes en líneas generales. Es cierto que encontramos algún plástico por las zonas inferiores con una calidad algo inferior, pero esta práctica está bastante generalizada.

Interior Focus ST-Line

Goza de buen espacio tanto en las plazas delanteras como en las traseras, aunque consideramos que tres adultos no terminan de viajar cómodamente. La distancia libre al techo es bastante generosa, lo que propicia que se perciba una sensación de amplitud. Y, hablando de espacio, tenemos que decir que tiene diferentes huecos repartidos por el habitáculo para dejar objetos, pero echamos en falta alguno bajo la consola, aunque sea para dejar el teléfono, que hoy en día son del tamaño de una zapatilla.

Y como es costumbre en nuestras reviews, vamos desde delante hacia detrás y toca el turno de pasar al maletero. No es de los más grandes del segmento, pero a su favor juega la baza de ser muy lineal y uniforme, lo que facilita la capacidad de carga. Eso sí, existe la posibilidad de abatir los asientos y de ese modo tendremos espacio para meter lo que se nos antoje.

Maletero Ford Focus

¿A parte del equipamiento de serie que podemos equipar?

Como diríamos vulgarmente “ya de serie viene muy a tope”, pero existen numerosos extras, opciones de personalización y packs para convertir un Focus bien equipado en un Focus pata negra. Podemos optar por equipar llantas de mayor tamaño o techo en color negro, por ejemplo, como opciones exteriores, o bien incluir asientos de cuero calefactables, sistemas multimedia de los buenos, etc.  Además,  cabe la posibilidad de equipar sistemas de reconocimientos de señales, alertas de cambios de carril involuntarios, frenada automática, entre otros tantos sistemas y extras. Y es que, a pesar de estar en su etapa final, como ya hemos dicho, el Focus sigue a rebufo incluyendo lo último en sistemas de ayudas a la conducción y seguridad.

Listones de acceso en aluminio ST-Line

Nuestra unidad equipaba el control y limitador de velocidad, que, aunque sólo son 100€, pensamos que es algo que debería incluir de serie; sistema de protección de puertas del que podéis ver su funcionamiento en la videoprueba que hicimos y que recomendamos al 100%, faros bixenon, el paquete Travel ST-Line, que incluye entre otras tantas funciones: clima bizona con sensores de lluvia y luces, sistema multimedia SYNC 3 con una pantalla de 8″ y navegador, el más avanzado que se puede montar, del que destacamos un funcionamiento muy intuitivo en comparación con los cientos de opciones del mercado.

Sistema Sync 3 con navegador

Opinión CAR and GAS

El acabado ST-Line es, a nuestro juicio, el acabado estrella dentro de la gama Ford Focus. Es ideal para todos aquellos que desearían tener un Focus ST, pero no lo compran porque la economía no se lo permite o porque no van a poder exprimirlo o porque tu pareja no te deja tener un pepino de 250 burros o bien porque el ST les mola pero les parece demasiado macarra, y prefieren optar por un vehículo con mayor polivalencia pero sin renunciar a una imagen deportiva. Además, el motor 1.5 Ecoboost le viene como anillo al dedo a esta versión puesto que mira de reojo, muy de reojo, eso sí, al 2.0 Turbo del ST  y permite darte de vez en cuando tus homenajes sin que tu bolsillo se resienta.

Focus ST-Line

El Focus ST Line Está bien equipado, bien rematado y lo mejor de todo es que lo puedes adquirir por un precio muy muy competitivo, ya que cuenta con unos descuentos de la leche.

Como aporte podemos decir que existe un acabado ST-Line Black&Red Edition, que incluye 2 combinaciones de colores y llantas de 18″ exclusivas y que si nos gusta tendremos que abonar casi 1.000€ más que el ST-Line. En cualquiera de los casos es una magnífica elección.

Si quieres ver nuestra videoprueba puedes hacerlo pinchando aquí

Sergio Franco

Sobre Sergio Franco

Sergio Franco ha escrito 155 post .

CoFundador de CAR and GAS y apasionado del motor y el olor a gasolina.

2 Responses to "Ford Focus ST Line 1.5 Ecoboost 182 CV"

  1. Pingback: Video Prueba Ford Focus ST-Line 1.5 Ecoboost 182 cv - CAR and GAS

  2. Pingback: Ford Focus ST Line 1.5 Ecoboost 182cv – Prueba CAR and GAS | Español | Test Drive | CarBook

Deja un comentario