Mundial de Naciones de Supermotard

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Espectacular como pocas cosas, un fin de semana con mucha moto, arena y buena compañía. Así pasó todo en el Circuit de La Ribera.

Dani Romaguera – Zona de tierra

Tenía muchas ganas de que llegase el día, no me defraudó en nada. Desde que me llamaron de federación para ir de comisario de pista al circuito de La Ribera para hacer un mundial de Supermotard, estaba inquieto, tan cerca como espectacular. Había hecho en anterioridad pruebas de Supermotard, pero no de un mundial. Los mejores pilotos de cada país estaban citados para medirse en una pista perfecta para su desarrollo.

El viernes ya estuve allí, pasaban la verificación a las motos y salieron todas las categorías una tanda de 15 minutos. Poco se pudo ver en aquella primera toma de contacto, pero si las pinceladas de lo que sería el sábado y domingo. Cómo buen cenizo me pedí ir a la zona de la tierra, donde pocos querían ir, con la condición de tragar polvo a cambio de ver saltos y derrapadas fui más feliz que en un primer día de colegio. Justo venía a controlar la caída de la primera de las dos rampas en la tierra. Conmigo mi compañera de siempre Alicia y una nueva comisaria que se estrena en éste mundillo, y he de decir que lo que reflejaba su cara era de pasarlo en grande.

Preparados en la rampa de tierra.

Empezaba el sábado, no sin ello con algún retraso que hizo preparar todo un pelín más rápido de lo que debería. Pero con ganas de pasarlo bien aunque fuesen las 7:15 de la mañana en el circuito ya, iba a ser un día complicado. Y es que a la suma del calor, que fue bastante, hubo que estar hasta las 20h en el circuito. Pesado por las horas allí metido, pero disfrutando cada momento. Banderas rojas propiciadas por fuertes caídas en las que tuvieron que intervenir las asistencias médicas, fueron la causa de ello, aunque como siempre lo importante fue que las circunstancias en los pilotos no les llevó a más que golpes sin importancia. De hecho uno de los pilotos que fue llevado al hospital estaba corriendo por la tarde, así que eso era lo más importante. El día transcurría con buen ambiente, y pese a que solo entraban en la zona de la tierra los pilotos de las categorías senior, la ayuda a los compañeros era forma de pasar el día involucrado en nuestra tarea de cuidar y ayudar a los pilotos.

Ayudando a los demás compañeros.

El domingo vino con el plato fuerte, tras un breve warm up, las carreras volvían a ser lo bueno. Se notó que era día de carreras por el número de aficionados que se acercaron, un aceptable entrada de gente que no dudo en acercarse a la zona de tierra para ver los saltos. El dominio del equipo francés era notable, en las 3 categoría estaba peleando en las primeras plazas, junto a ellos italianos y españoles peleaban entre ellos con el afán de lograr algún podio, que se logró. Estar tan cerca de ellos en el lateral de la pista sobre una elevación de la tierra nos permitía ese pequeño momento que te puedes acercar a ellos tanto que les chocas la mano literalmente. Con la acentuada gratitud a los pilotos del equipo brasileño, no paraban de darnos las gracias y mandar besos desde la moto.

Cómo curiosidad del fin de semana, me llamó la atención lo bien que podíamos escuchar los gritos que entre los pilotos se daban para avisar que se apartase de la trazada el piloto que precedía. Cómo si del sentinel que se usa en el Dakar, pero a grito pelado. Una forma muy curiosa que no se escucha en otras modalidades, y es que los doblados te podían hacer perder mucho tiempo en la zona de la tierra, ya que no solían salirse del carril de la trazada.

En definitiva fue un buen fin de semana, por momentos duro, pero las ganas de estar ahí pudieron a la falta de algunas cosas que podían mejorarse de cara a nosotros. Para poder así estar mejor y sentirse más seguro ahí dentro. Al tiempo piensas y analizas, te das cuenta que a veces expones mucho, pero a un friki de esto como yo mismo me denomino le vale con estar cerca del jaleo. Amigos personales me lo recuerdan de vez en cuando, pero esa chispa que hace esto soportable es difícil de apagar. Con la última mirada me despedí de esa parte del circuito.

Atardecer en el circuito.

 

 

 

@pelut66

Daniel Romaguera

Sobre Daniel Romaguera

Daniel Romaguera ha escrito 151 post .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.