Prueba Ford Edge 2.0 Tdci 210cv

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ford Edge 2.0 Tdci 210cv. Un pedacito de USA en España.

Ford Edge – Frontal

Así es el nuevo Ford Edge. Un todo terreno con aspecto yankee con ganas de hacerse hueco entre sus rivales más directos. Pese a su imponente imagen exterior, el Ford Edge, parece tener un número de ventas más limitado que sus oponentes, ya que éstos tienen una mayor longevidad en el mercado y son modelos ya enraizados, algo que hace difícil al comprador salirse de un “sota, caballo y rey”. Pero ¿qué ocurre cuando te quieres salir de lo usual?

COMPORTAMIENTO FORD EDGE 2.0 TDCI 210CV

Cuando no te importa el “qué dirán”, cuando buscas algo diferente, con líneas agresivas, cañeras, poco vistas y que además tenga un alto equipamiento y la confianza y durabilidad de un motor 2.0Tdci de 210 cv de Ford que habla por sí solo, lo único que te queda es obrar en consecuencia y dejar de lado los tópicos.

Con un comportamiento excepcional en carretera, con un nivel de sonoridad mínimo, tanto por lo silencioso del motor, como por el sistema acústico que incorpora esta unidad que permite anular con ondas el ruido del exterior, aislando perfectamente todo ruido externo en el habitáculo. Pisada firme, contundente y con un nuevo sistema de suspensión trasera multibrazo avanzada, combinada con una suspensión frontal MacPherson que ofrece un control excepcional de las ruedas y una conducción digna de una berlina, en vez de un 4×4.

Ford Edge – Lateral

En referencia a los consumos, he de decir que me han llamado positivamente la atención. Sacando medias en entorno urbano entre los 9-10 litros, quizá porque cuando circulas despacio, el sistema de parrilla frontal con cierre activo mantiene la ventilación de la parrilla abierta para refrigerar el motor. Sin embargo, ya en carretera, hemos bajado notablemente los consumos, quizá también, debido a que el sistema mencionado anteriormente hace que cuando aumentas la velocidad, se cierra automáticamente para mejorar la aerodinámica y ayudarte a ahorrar combustible. Nos ha gastado 7,2 litros a los 100km, un par de litros por encima de lo que marca de fábrica, algo normal, por otro lado. Muy buenos datos para un 4×4 de 2 toneladas de peso y 210cv de potencia.

Ford Edge – Marcha

Otro de los desarrollos de Ford es la dirección adaptativa. Esta tecnología innovadora facilita las maniobras a bajas velocidades (necesitas menos giros del volante al aparcar, por ejemplo), mientras que a altas velocidades la respuesta del vehículo es más suave y segura. Esto se debe a que la dirección adaptativa supervisa cómo se está conduciendo el vehículo y optimiza la relación de giro según la velocidad. Por lo tanto, la conducción en carretera es una experiencia positiva, confortable y segura. Quizá sea sin duda su habitat natural, pese a ser un 4×4.

Siendo un 4×4 no hemos tenido la oportunidad de probarlo en campo como merece. Siendo 100% efectivo en caminos y diciendo a favor de su sistema de tracción inteligente 4×4 (AWD) que es capaz de analizar las condiciones para determinar que dosis de agarre, equilibrio en las curvas y capacidad de respuesta es necesaria cuando la carretera (o el terreno) está mojado, seco o helado. Cuando es necesario, aumenta automáticamente la potencia transmitida al eje delantero o trasero, por lo tanto permite tener una tracción óptima en cada momento, además de poder ver en el display qué % de eficiencia y fuerza está teniendo en cada momento cada eje y cada rueda.

Ford Edge – Tracción

INTERIOR FORD EDGE 2.0 TDCI 210CV

Comenzaré con el único “pero” que le puedo encontrar. La falta de exclusividad en algunos elementos. En este caso el Ford Edge cuenta con exactamente la misma consola que tiene su hermana la S-Max de 7 plazas. No hay diferencia alguna entre ellas o prácticamente ninguna y reconozco que me ha dado un poco de “bajona” al subirme, puesto que el exterior es tan personal y singular que te esperas lo mismo de todo su interior.

Dicho esto, todo lo demás me encanta. Tal y como digo en la vídeo prueba, estar dentro del Ford Edge es como si fueras un Bulldog. Vitaminado, contundente, robusto, cachas, como lo quieras llamar, pero sin tener una posición de conducción excesivamente elevada notas perfectamente que estás fuerte y que los demás conductores que pasan a tu lado lo saben al verte pasar a su lado.

Ford Edge – Interior

Ergonómicamente está todo muy bien posicionado, aunque quizá he echado de menos algo más de simplicidad en los mandos del volante. Me estoy haciendo mayor y cuando menos botonera tenga el volante, mejor. El tacto es agradable y a la vez preciso, tanto el táctil de la pantalla como la ruleta de gestión de volumen del equipazo de sonido que monta el Edge.

Vídeo Prueba

Jorge Méndez

Sobre Jorge Méndez

Jorge Méndez ha escrito 156 post .

CEO y fundador de @carandgas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.