Prueba Lexus CT200h F Sport: Híbrido con espíritu deportivo.

Lexus CT200h F Sport. Cuando un híbrido nos quiere enseñar sus dientes.

Lateral Lexus CT200h

Lateral Lexus CT200h

Nos encontramos ante un compacto premium. Lexus y el acabado F Sport le ha dotado a este modelo híbrido de una estética deportiva, elegante y con unas líneas muy atractivas, hasta el punto de hacerlo muy diferente frente a sus hermanos con los acabados denominados; Eco, Executive y Luxury.

Motor único para todos los modelos. Motor eléctrico y de combustión (1.800cc) capaces de entregar 136cv de potencia (potencia combinada entre el motor eléctrico y los 99cv del motor de combustión) que resultan suficientes para mover con agilidad al CT 200h.

¿CÓMO VA EN CARRETERA?

Tiene amigos y detractores. Nuestra opinión personal resulta positiva en todas las situaciones. En casi todas.

Cuando ves en un coche la etiqueta “Sport” te esperas algo. Algo racing, algo que diferencie su comportamiento de otros modelos o acabados. En este caso Lexus lo consigue. Monta una suspensión bastante dura y tiene un chasis, que a mi parecer, es buenísimo y te permite sacar partido al comportamiento del CT200h. Quizá sea el equilibrio con su falta de “punch“. Lo que no te entrega el motor en divertimento, te lo entrega chasis y agarre. Te permite enlazar curvas cerradas y rápidas con mucha agilidad y precisión aportando sensación de rapidez y fiabilidad. Te puedes divertir bastante si entiendes, captas y sabes usar el propósito de este híbrido.

Trasera Lexus CT200h

Trasera Lexus CT200h

En cuanto al comportamiento del motor se refiere no es un motor que aporte tirón, pero si continuidad en el empuje. Una vez que prescinde del motor eléctrico y entra funcionamiento el motor de combustión la aceleración es constante hasta desfallecer por velocidad punta. Hasta ese momento todo es empuje, aunque con una sensación sonora que quizá no sea lo que espera el conductor de este tipo de vehículo. Es un sonido continuo donde esperas un cambio de marcha, algo que nunca sucede. Quizá este sea una de las cualidades que serían susceptibles de cambio, posiblemente con alguna opción usada en otros modelos como la de “interiorizar” el motor a través del sistema de audio.  Una vez que el coche lo lanzas a velocidad de crucero sobre los 120-130km/h se hace cómodo y no especialmente sonoro. Es suave al tacto y quizá la suspensión de la que presumíamos en carreteras viradas penalice levemente en autopista. En cualquier caso siempre es sinónimo de agarre y precisión en la conducción.

Carga batería Lexus CT200h

Carga batería Lexus CT200h

En trayectos largos su depósito de 45 litros tiene una autonomía cercana a los 800 kilómetros haciendo una conducción inteligente o “eco“, como les gusta llamar ahora a esta conducción. En caso de que el objetivo no sea llevar al máximo de autonomía este CT200h, podrás hacer 700 kilómetros de autonomía sin problema. Consumiendo así menos que su hermano japonés, el Toyota Auris HSD o el Toyota Prius. Nota: El Lexus es el hermano aburguesado de ambos modelos, compartiendo gran parte de su ingeniería. Podemos decir que el CT200h es el modelo con chaqué que Lexus ha sacado para lidiar directamente con el VW Golf o el Audi A3.

En suelo urbano el CT200h está en su salsa. Baja autonomía y silencio máximo. Sin tener un ángulo de giro para maniobrar sobresaliente circular por ciudad se hace realmente cómodo y si cambias el “chip” y entras en modo conducción híbrido sacarás unas muy buenas autonomías.

Volviendo al comienzo del artículo y la belleza del acabado F Sport será en suelo urbano donde recaigan más miradas sobre él. Lo atascos es el mejor punto de venta de este modelo de Lexus.

INTERIOR DEL LEXUS CT200h

Simple. Japonés. Pero con todo lo necesario y alguna cosita más.

Cuadro Lexus CT200h

Cuadro Lexus CT200h

Abres la puerta y te seduce algo imperceptible. Eso que no sabes qué es, se traduce en ajustes. Sientes la sensación de que no se va a mover nada, de que está todo milimétricamente ajustado. Confort y pinceladas de deportividad haciendo honor a su acabado F Sport. Pedales y reposapies en aluminio, volante sport “gordito” al tacto y asientos envolventes.

No olvidemos que es un compacto. Premium, pero compacto. Eso hace que el espacio sea también compacto, sin espacio extra, pero tampoco necesario. Regulación del volante y asiento eléctricos permite llegar al ajuste idóneo para su conducción. Todo a mano y con una ergonomía simple y accesible. El espacio del climatizador está perfectamente ubicado justo debajo de los difusores de aire interiores y diferenciado de forma notable del resto de mandos. Un “salto” más abajo el CT200h dispone de todos los controles necesarios para manejar el sistema de audio, la calefacción de los asientos y los diferentes sistemas de conducción mediante la ruleta giratoria que permite elegir tres tipo de conducción: Eco, Normal y Sport. Cerca de este mando y ubicado a su derecha se encuentra el botón del freno de mano eléctrico. Este último complementario a un freno de mano tradicional que se acciona mediante un pedal ubicado a la izquierda del reposapies, al más puro estilo Mercedes Benz. A mi siempre me da más confianza algunos aspectos mecánicos frente a los eléctricos, como es este caso.

Eligiendo los diferentes tipos de conducción se modifica el cuadro de mandos poniéndolo en color rojo cuando se activa el modo sport y haciendo de él un cuadro “al uso” con cuenta revoluciones, no siendo así en el modo eco o normal donde prima la información relativa a la carga y descarga de las baterías y en la entrada en funcionamiento del motor de combustión.

En el interior también tenemos que hablar de la parte del coche que menos nos ha convencido. Hablamos del maletero. La baterías condicionan mucho su capacidad final siendo este un maletero con capacidad de 375 litros, algo que quizá peque de pequeño para viajes medios. En cualquier caso es más grande que el de un Seat 600 y antes viajaba toda la familia en él durante 15 días. así que, si lo “apañas”, cabe.

EXTERIOR DEL LEXUS CT200h

Bonito. Muy bonito. Incluso comparado con sus rivales.

Alerón F Sport Lexus CT200h

Alerón F Sport Lexus CT200h

Como decíamos unas líneas más arriba, el mejor expositor de este Lexus son las distancias cortas. Los atascos. Es ahí cuando te das cuenta que estás conduciendo un coche diferente al que miran más de lo normal. Sus rivales más directos, Audi A3 y VW Golf (este último no tan directo) al tener mayor número de ventas y más trayectoria hacen también que el público esté más acostumbrado a verlos, por lo tanto la exclusividad que tiene con este CT200h es muy superior a los otros.

De líneas japonesas y con una calandra frontal que marca el rasgo más diferencial del modelo le ha otorgado a este modelo un morro precioso y muy característico. En la versión F Sport la trasera se diferencia por un alerón perforado en la parte superior trasera y por unos difusores en la parte baja del faldón que le adornan y visten con un aire deportivo diferencial a los otros modelos.

Lexus se caracteriza por la exclusividad e incluso rozando en algunos modelos la excentricidad algo que deja patente en este modelo.

OPINIÓN CAR AND GAS

NO, NO es un Auris. NO, NO es un Prius. Es un Lexus. Al igual que un Seat León no es un Golf, ni un Golf un Audi A3. Cada marca es una marca por algo caracterísitico y Lexus lo consigue. Su diseño diferencial hacen que sea un referente para un público muy concreto y exquisito. ¿Qué marca no comparte algo de su grupo? Motor, chasis, incluso en alguna “Joint Venture”, hasta carrocería.

Este Lexus CT200h es una genial alternativa a quien quiera un híbrido diseñado para ser híbrido. Hay otra marcas y modelos que tienen modelos de combustión que han “adaptado” para ser híbrido y la adaptación se nota. el CT200h ya tiene solera en cuanto a fiabilidad se refiere en sus motores y tecnología vanguardista cuando hace años empezó el Toyota Prius. Esa tecnología ha ido mejorando y adaptándose a casa uno de sus modelos. Por lo tanto, si quieres un híbrido 100% pensado para serlo y con exclusividad el CT200h es tu opción, eso sí, no necesariamente la F Sport, por precio. El acabado Eco no es tan “chillón” estéticamente, pero tu bolsillo notará un ahorro importante.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Jorge Méndez

Sobre Jorge Méndez

Jorge Méndez ha escrito 146 post .

CEO y fundador de @carandgas

Deja un comentario