¿SEGUNDA MANO? SÍ, PERO…

¿SEGUNDA MANO? SÍ, PERO…

marzo 13, 2013 0 Por Jorge Méndez

Dentro de la categoría coches usados hay varios subgrupos que hay que diferenciar. Están los kilómetro cero; los seminuevos; los vehículos de gerencia, los procedentes de flotas y de renting.

Los kilómetro cero deben ser unidades automatriculadas por el concesionario para llegar a ciertos objetivos internos de ventas. No habrán recorrido más de 100 kilómetros y, salvo por que ya están matriculados, no se diferencian de un coche nuevo. En el distribuidor también encontrará modelos de demostración, los que se prueban con un potencial cliente, y que lógicamente se venden más barato.

Por seminuevo se entiende un vehículo de menos de dos años y 25.000 kilómetros. Nada se dice del uso que recibió. Finalmente, los de gerencia, flotas y renting son coches de empresa que bien pueden estar ‘sin tocar’ (como las berlinas destinadas exclusivamente a acercar y recoger del aeropuerto a un alto ejecutivo) o ‘muy trilladas’ ya que provienen de empresas de alquiler donde cada día fueron manejadas por una persona diferente.

Aclarados estos conceptos ya tendremos una primera visión de lo que se nos ofrece. Elegir un coche de segunda mano se parece a echarse pareja, por lo que nunca está demás conocer el pasado que pueda tener. Claro que hacer esto en la oferta particular puede ser una ardua tarea. Para abreviar trámites, acuda a los profesionales del sector.  ya que ofrecen mayor variedad de elección, garantías de piezas y mano de obra y, normalmente, trabajan con coches en buen estado de uso. Además, si cierra la compra con un profesional, cualquier anomalía queda amparada por la garantía. Y en el caso de que no nos gusté lo que nos ofrecen, al menos estaremos mejor situados sobre la situación de mercado.

Vale, pero… ¿En qué hay que fijarse?
Todo proceso de elección es en el fondo una seducción. Por eso se debe confiar en los concesionarios. Para encontrar una buena pareja, mejor hacerlo a plena luz del día que recurrir a los anuncios de amistad o en las oscuridades de las discotecas. Por cierto ¿ya sabe cómo es su pareja ideal? Hay varias opciones. Puede que busque algo barato para salir del paso porque al actual transporte le ha llegado ya la jubilación y le ha dejado tirado. Tal vez sea un primer coche para sus hijos. O quizá sea algo de gama alta, pero sin el precio de un vehículo de lujo. Cada cual en su circunstancia. El quid es si está tras algo en concreto y quiere ajustar el coste o si ha cerrado ya un presupuesto y ahora necesita un modelo que encaje en él. En cualquier caso, no se precipite y desconfíe de las gangas. Tampoco hay que prometerse al primero que nos dice un piropo. Haga una primera selección de posibles candidatos. Si está en una feria de Vehículos de Ocasión complete un primer recorrido y descarte lo que no le gusta. Luego, centrado ya en unos cuantos artículos, empiece a comocerlos.

“Verifique con cuidado la pintura del vehículo en los pasos de rueda y capós, para detectar golpes anteriores, reparaciones, óxidos, repintados…”, aconseja Cortés. “Conviene también comprobar las soldaduras del chasis con las aletas, además de que las ranuras entre las puertas y el capó sean homogéneas y que estas encajan y se cierran correctamente”.

Otra buena pista es el libro de mantenimiento. Las revisiones oficiales aparecerán sí o sí en él. Que no las tenga pasadas tampoco significa que no haya pasado en la vida por las manos de un buen profesional. Hay muchos conductores que prefieren acudir a un taller de confianza y no al garaje en el que compró el vehículo. En cualquier caso, es buena señal que disponga de todos los sellos de haber pasado los períodos recomendados por el fabricante.

Es muy importante mirar a fondo los neumáticos. No tanto el perfil como su fecha de fabricación (viene marcada en el borde del neumático con tres pequeñas cifras, las dos primeras corresponden a la semana y la última, al año de fabricación). Si son muy viejos, pero el perfil está bien significa que ha estado parado. Si las ruedas están con grietas y cortadas, desconfíe. La sustitución de las gomas es una de las operaciones más caras en un automóvil. De no acometerla aún cuando se ve imprescindible es probable que tampoco se haya mimado en exceso la mecánica.

Además, controle el desgaste del recubrimiento del volante, pedales, palanca de cambios y apoyabrazos. A veces, son más fiables para determinar el verdadero uso del vehículo. Tampoco falta quien repasa los tornillos, por ejemplo del parachoques, para comprobar que no han sido manipulados y que la pieza no ha sido sustituida, lo que podría indicar la existencia de algún golpe.

La prueba dinámica. “Circule lentamente para comprobar con mayor precisión la respuesta del coche. A mucha velocidad hay ruidos y fallos que pueden pasar desapercibidos. Compruebe el correcto funcionamiento de la dirección, frenos, suspensión y amortiguación. No olvide nunca que se trata de un vehículo usado y no pretenda que funcione tan redondo como recién salido de fábrica”, recuerda el especialista. Un buen truco consiste en asegurarnos que no hay desviaciones en las frenadas, ni en las rectas. Con cuidado, suelte momentáneamente el volante para ver que sigue recto. Finalmente, en las curvas no debe cabecear.

Otra cosa a tener en cuenta son los gases de escape. Si son azulados, o el motor se encuentra en las últimas o gasta mucho aceite. Una excesiva presencia de humo por el escape también puede indicarnos que el coche consume demasiado o quema mal el combustible.

Todo va según lo previsto y empieza a pensar en dar el paso con este coche. Exija la documentación completa. ¿Está pasada la ITV? ¿El vendedor esté facultado para vender ese vehículo? ¿Se encuentr al corriente del pago del Impuesto Municipal de Circulación del año en curso (en el Ayuntamiento), y que no pesa sobre él ninguna orden de embargo o reserva de dominio por deudas (en Tráfico)?…

Una vez que se haya convencido del todo, piénselo otra vez. ¿Sí? Entonces es el momento de hacerlo.

Jorge Méndez

Sobre Jorge Méndez

Jorge Méndez ha escrito 159 post .

CEO y fundador de @carandgas