Conseguir tu objetivo – Jesús Robledo fotógrafo de MotoGP

Conseguir tu objetivo – Jesús Robledo fotógrafo de MotoGP

diciembre 3, 2019 0 Por Daniel Romaguera
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, promedio: 4,93 de 5)
Cargando…

No hay nada mejor que hacer de tu afición tu trabajo.

Hoy os traemos la charla que mantuvimos con uno de los fotógrafos referentes más vanguardistas de MotoGP. El es Jesús Robledo, un fotógrafo de San Fernando (Cádiz) y residente en Jerez de la Frontera. A escasos cinco minutos del circuito de velocidad. Un apasionado del mundo del motor desde pequeño, se marchó a estudiar diseño gráfico a Barcelona. Teniendo la fotografía entre las asignaturas. Para después volver a Cádiz para trabajar en una agencia de publicidad, aprovechando varios fines de semana para trabajar con la Federación Andaluza de Automovilismo en eventos de competición  tanto rallies como en circuito. Cubriendo el abanico de competiciones de coches. Pasando a cubrir tandas privadas en circuito, del Moto Des y el CEV. Lo que dió lugar a trabajar para un equipo de Jerez y algún que otro piloto. Su camino cogía dirección a el FIM CEV, para posteriormente dar el salto al Mundial de velocidad.

¿De dónde te viene la afición a la fotografía?

La afición me viene de cuando estudié diseño gráfico. En la asignatura de fotografía, practicábamos con cámaras analógicas. Centrándonos en la composición artística, tema que me atrae mucho. Intento complementar la fotografía de motor, para conseguir algo diferente y que no sea la típica foto de motor. Creando así un tipo de fotografía más artística y personal.

¿Cuál fue tu primera cámara?

Mi primera cámara fue la de mi padre, no recuerdo el modelo, pero sí que era una Canon analógica con un objetivo fijo de 50mm con la que empecé a estudiar fotografía. Después me regalaron una digital, la Canon 350D que usé hasta el 2010, exprimiéndola mucho.

Siguiendo de cerca a los pilotos.

¿Qué te hizo decantarte por las motos?

Muchas personas me dicen que me gustan más los coches, otros que las motos. La verdad es que me gustan los dos por igual, aunque las imágenes artísticas que te da una moto generalmente un coche no las suele dar, quizá las motos tienen un punto más espectacular. Cierto es, que quien entiende de coches, cuando lo ve en apoyo, encima de un piano o a contravolante, ve que va rápido, pero en las motos, a poco que vaya tumbado el piloto, rozando el codo por el asfalto o la trayectoria al salir de las curvas, plásticamente es más atractiva esa imagen en motos que en coches. Muchas veces hago trabajos con coches y estoy encantado, aunque hago más trabajos con las motos porque al final coges un camino profesional. No porque me gusten unas más que otros.

¿Te atrae otra temática?

La publicitaria me atrae mucho, la fotografía de estudio. Trabajar con las luces es algo que echo mucho de menos, porque la dinámica de las carreras es muy estresante. El público puede pensar que venimos a dar vueltas por el vial y ancha es Castilla. Pero no, es un estrés muy grande tener las fotos enseguida, moverte por el vial, hacer fotos diferentes, venir a la sala de prensa, editar y enviar al cliente rápidamente. Tener unas fotografías titulares genera estrés, porque si pasa algo, no puedes volver atrás para hacer esa foto. Por eso echo de menos estar en un estudio tranquilamente con fotos más estudiadas, midiendo la luz y teniendo más tranquilidad para trabajar.

Casi sin momentos para descansar durante un GP.

¿Cómo llegaste hasta donde estás profesionalmente?

Mi sueño era llegar aquí, tenía muy claro que quería llegar a MotoGP. Es verdad que, como se suele decir, lo bonito está en el camino y es verdad, porque todo lo que he tenido que pasar para llegar aquí ha sido muy bonito. He conocido muchas personas muy buenas y al final es con lo que te quedas. Todo el mundo me dice que he llegado muy tarde, que debería haber llegado antes por el trabajo que hacía. Pero al final, siempre digo que puedes llegar de muchas maneras, regalando el trabajo, quitando clientes a compañeros… Yo siempre he sido muy franco y sincero, si tenía que llegar, llegaba y sino pues nada. Pero tenía claro que ni le iba a quitar el trabajo a nadie, ni iba a regalar mi trabajo. Por eso ha sido muy costoso, al final es moverse, conocer gente, ir escalando, que te conozcan… Hoy en día es más fácil, puedes crear un perfil en una red social donde enseñar tu trabajo y si cuadra, es algo diferente y gusta a la gente, puedes llegar a MotoGP o donde quieras llegar. Al final es un reto, el que la sigue la consigue y si eres tan constante como disciplinado, será raro que no puedas llegar.

¿Por qué Canon y no otra marca?

Porque fue mi primera cámara. Después tuve una Nikon analógica que usé durante mis estudios, allí el profesor me preguntó que rama iba a coger. Lógicamente la deportiva y el profesor me dijo que en aquella época, Canon era la que estaba un poco por delante. Después vino la Canon 350D, diversos objetivos y algo muy importante, en las carreras, Canon da servicio a los miembros del CPS (Canon Professional Service). Si tienes algún problema con tu equipo durante el Gran Premio, te lo solventan y eso es algo que te da mucha tranquilidad. Fue un motivo muy atractivo y a partir de ahí, empecé a trabajar con ellos y ahora soy colaborador de Canon. Participando en otros eventos, atendiendo a otros fotógrafos por si les hace falta algo del servicio técnico.

¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos de tu trabajo?

Mi trabajo me apasiona, no lo cambiaría por nada. Lo que más me gusta, no es algo material, es cuando estoy buscando una fotografía y consigo hacerla. Por ejemplo un barrido muy lento, me crea una satisfacción que no he llegado a crear en otro ámbito. Otra de las cosas que me encantan es que viajo mucho, veo mucho mundo y en MotoGP tengo contacto con la mayoría de pilotos, llegando a hacer amistad con tus ídolos, incluso comiendo con ellos. Llegar ahí es algo muy bonito y satisfactorio. Lo que menos me gusta es el valor que se le da hoy en día a un fotógrafo. Curiosamente, estamos en una época en la que la fotografía es muy importante, todo el mundo tiene un Instagram y le da mucho valor a la fotografía, pero después no la pagan. El perfil del fotógrafo es lo más bajo que hay en este mundo, los patrocinadores quieren una buena foto, pero no entiendo por qué, es muy contraproducente y se tira muy por tierra nuestro trabajo y hoy en día más. Cada vez los presupuestos son más bajos, la gente joven que llega tira mucho los precios, sin valorar lo que cuesta estar ahí. Porque al principio hay muchas ganas de llegar, pero cuando coges cuarenta vuelos al año o como este mes, en el que he estado dos días y medio en casa, sin ver a la familia, amigos y eventos que te pierdes con ellos, ves que has sacrificado mucho para que después no te lo valoren.

Duro trabajo.

¿Cuesta pasar tantos días fuera de casa, dormir en hoteles y el jet lag?

Si, cuesta, tengo pareja y lo llevamos bien, también porque no tengo hijos, sino sería bastante difícil. Algunos compañeros si los tienen y cuando estás en la sala de prensa y ves como hacen una video llamada para verlos, es complicado. También es verdad que a mí me atrae mucho ver mundo, estar un día en Australia, al día siguiente en Japón y la semana siguiente en Malasia es bonito. Ayuda que no me cuesta meterme en un avión, pero cuando te metes en un vuelo de catorce horas… Tiene que ver como es uno mismo, yo soy muy tranquilo, puedo subir al avión y ver tres películas o dormir un rato. Que me cuesta, pero lo llevo bien, tal vez porque llevo dos o tres años haciendo el Mundial completo. El tema del jet lag… jejeje, esta semana, tras venir de Malasia, he estado levantándome a las cinco de la mañana. Este año, entre las carreras de Argentina y Estados Unidos, tuve que venir a la cita del FIM CEV en Estoril. Entre las carreras de Tailandia y Japón, volví a volar para la cita de Albacete del FIM CEV y eso te mata, pero todo es acostumbrarse.

Aproximadamente, ¿cuántas fotografías haces en un fin de semana y cuántas sueles guardar?

Uff… Pues entre 18.000 y 20.000 durante un fin de semana.

¿Cuántos discos duros y TB tienes almacenados?

A los GP llevo tres discos duros externos con cinco GB de capacidad y en casa tengo unos diez más. Tantos años en este oficio, los tamaños de las fotos de las cámaras nuevas pesan más y da para llenar muchos discos duros.

Tus fotografías se salen de lo tradicional, tienen sello propio. ¿Crees que has o estás creando tendencia?

Bueno, el problema de esto, es que mucha gente te copia y es algo que no tiene ni pies ni cabeza, porque lo que creo que hace al fotógrafo y lo bonito de esto es, como dices, crear un sello propio. A mí lo que me satisface es, que me lo han dicho muchas veces, que han visto una foto y sin ver quién era el autor, sabían que era mía. Eso es muy bonito y a mí me enriquece, porque ves que tienes un sello reconocible que no tiene cualquiera, eso gusta, es difícil conseguirlo. Ahora hay una moda de revelar sin apenas negro en la foto, dejándola muy plana y a mí no me gusta. No porque sea moda, sino porque siempre he hecho la foto que hago y me gusta. La varías un poco porque con el paso de los años, cambian las cámaras, las ópticas y te permiten hacer más cosas, pero al final sigues la línea y la gente sigue reconociendo tus fotografías.

¿Qué buscas o debe tener una fotografía para que la publiques?

A mí me encantan los barridos muy lentos, pero eso no gusta a todos los clientes. También te digo que el barrido súper lento es tal como barrido, porque últimamente veo gente que hace un tipo de barridos en los que lo que tiene que estar en foco, no está. Para mí, una foto buena es la que me impacta, porque al final vas al circuito muchas veces al año, ves las mismas motos pasando por el mismo sitio y siempre busco una fotografía diferente cada vez que voy. La que veo diferente, es la que publico.

Por lo que has comentado, ¿te gusta más el barrido que un primer plano con buena nitidez?

Me gusta más el barrido, pero también los primeros planos muy cerrados. Me considero un fotógrafo que le gusta tocar todos los campos. Cuando entrego las fotos a un cliente, me gusta ofrecer un abanico con todo tipo de fotos, barridos, plano abierto, cerrado, dar variedad y que todo sea llamativo y correcto. Hay que tener de todo, hay fotógrafos que se basan en hacer solo un tipo de fotografía, tienen los días contados si no han encontrado un cliente que le guste ese tipo de fotos.

 

¿Circuito y curva preferidos?

Austin es un circuito que me gusta mucho, es brutal y te da mucho juego. Hoy en día, los circuitos más modernos, al tener diferentes alturas y muchas pinturas te dan bastante juego. Phillip Island es muy bonito, no es normal tener un acantilado pegado al circuito y también da mucho juego. Sachsenring, Austria y Motegui también me gustan. Curva no sabría decirte cual.

¿Cuál es para ti el circuito más fotogénico?

Austin y Phillip Island. La torre de Austin da vértigo, cuando sacas el teleobjetivo, tienes que amarrarlo bien y da mucha adrenalina.

Compartiendo horas en los viales.

¿Te da tiempo de ver o visitar algo fuera del circuito cuando son dos GP seguidos fuera de España?

Si. Con las personas que viajo, Alejandro Cerezuela y Emilio Pérez de Rozas. Cuando viajamos por Europa, normalmente salimos miércoles o jueves y volvemos el lunes. Te da tiempo a poco. Pero cuando son dos seguidos, como Brno y Redbullring o Sachsenring y Assen si que da más tiempo. Después de Sachsenring fui a Nurburgring a probar un coche y el año pasado, después de Austria fui a Praga. Esas semanas ganas un par de días y siempre aprovechas para hacer algo. En la gira asiática igual. Y en las dos de América, el año pasado alquilamos un Mustang e hicimos una parte de la ruta 66. Además, sale más económico que volver a España e ir de nuevo a mitad semana al circuito.

¿Cómo ves el futuro de MotoGP? ¿Cambiarías algo?

No creo que cambie mucho. Algo que si me impactó de siempre, es que caracterizamos mucho a Jerez como la catedral. Es verdad y es muy bonito, pero tú te vas a Le Mans, Silverstone, Alemania, sobretodo en Francia, Inglaterra e Italia y hay mucha más afición que en España. Allí hay afición a la moto, no solo a MotoGP. Aquí hay mucho clasismo de MotoGP, en esos países hay más afición. ¿Por qué? Porque hay una carrera de la Red Bull rookies cup y se quedan a verla, aquí en esa carrera están saliendo del circuito. Recuerdo que la primera vez que fui a Le Mans, había una carrera a las ocho de la mañana y las gradas estaban llenas. Por la tarde había una carrera de scooters y las gradas estaban llenas, aquí no va casi nadie a verla. Eso me impactó porque ves que eso es afición. La prueba la tienes hoy aquí, hay una prueba de la cuna de MotoGP, la mayoría de pilotos que sobresalen aquí van a MotoGP y no hay nadie en la grada. Va en decadencia siendo gratuito. Eso pasa en España, vas a una carrera del CER y no hay nadie, vas a F1 y está lleno siendo que la F1 ha perdido atractivo. Aquí hay mucho postureo, no verdadera afición. En el FIM CEV puedes ver grandes carreras, gratuitamente y la gente no viene. Al final, es el pez que se muerde la cola, porque si la gente no viene, no se televisa, no hay publicidad en las motos. Los pilotos no pueden correr porque no tienen medios y al final no creas escuela.

Volvemos a lo personal, con tantos viajes realizados, ¿cuál es el que te falta por hacer?

Me gustaría ir a la Antártida y mira que ahí no hay circuitos…

¿Cómo te ves un futuro? ¿Ligado a MotoGP o probando una nueva experiencia?

Me veo aquí, en MotoGP. Nunca se sabe, pero no creo que hiciera otro tipo de fotografía, iría ligado al mundo del motor. Tal vez si no estuviera en MotoGP, haría fotografía de presentación, que es más tranquila, perfeccionada, donde puedes hacer la foto que quieres hacer.

¿Qué consejo darías a quien quiera iniciarse en el mundo de la fotografía?

Lo primero, que se forme. La pena de la fotografía digital es que todo el mundo se cree que es fotógrafo y los que empiezan, no se dan cuenta de los muchos errores que cometen. Hay muchos de los que empiezan, que suben una foto y los amigos aplauden la foto sin saber los errores que tiene. Errores que si tú te formas, no cometes. Por eso digo que se forme, donde quiera, pero que tenga unas nociones. No las de internet, que por mucho que veas tutoriales, porque aunque hay tutoriales buenos con cosas ciertas. También los hay malos donde dicen cosas sin idea, porque internet es gratis. Después, que se fije una meta, donde quiere llegar, ser disciplinado, respetar a la gente que ya está en ese oficio. Sin tirar precios, ni avasallar, llegando poco a poco, viendo y estudiando el mercado. Perfeccionando tu trabajo y tener un estilo. Si lo que quiere es llegar a MotoGP, que estudie, practique y que vaya a los campeonatos pequeños para ir escalando. No ir a dos carreras de MotoGP y ya solo querer eso. Eso es como Operación Triunfo, que no es llegar y ser un top. Primero tienes que comerte todo lo que se han comido los que están donde quieres llegar, que es lo bonito y donde se aprende. Porque al final te vas haciendo una cartera de clientes, ves como funciona esto, como te tienes que organizar, ves muchas cosas. Aquí conoces gente que tiene un equipo de MotoGP, si les gusta tu trabajo igual subes con ellos… Mi consejo es que vaya poco a poco creando la disciplina y la forma de trabajar para cuando llegues arriba.

Por último, si puedes mandar un saludo a Car and Gas y a sus lectores…

¡Por supuesto! Un saludo al equipo de Car and Gas y sus lectores.

Texto y fotos: @rmgra_st.maria y @pelut66

Daniel Romaguera

Sobre Daniel Romaguera

Daniel Romaguera ha escrito 216 post .