Ford Mondeo 2.0 TDCI Ghia Station Wagon. Espacio y elegancia con 10 años.

Ford Mondeo 2.0 TDCI Ghia Station Wagon. Espacio y elegancia con 10 años.

septiembre 28, 2015 0 Por Jorge Méndez
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Queridas criaturitas del asfalto. Hoy os presentamos la prueba realizada al Ford Mondeo 2.0 TDCI 130Cv Station Wagon (o como lo hemos llamado toda la vida. Familiar).

Hemos tenido la oportunidad de probar este “familiar”,  del año 2005 y 151.000 km, durante 3 días y a continuación os vamos a transmitir nuestras sensaciones y nuestros consejos sobre este vehículo.

Dentro de la gama de grandes berlinas, sin ser una berlina marca Premium (BMW, Audi, Mercedes….), este Ford tiene una nota media por encima del aprobado. Está claro que una vez que te sientas en él y si ya has tenido entre manos marcas Premium, queda un poquito lejos en cuanto a calidades se refiere, aún siendo el Ghia. Pero algo dentro de este Ford te hace estar muy, muy cómodo dentro de él. A primera vista transmite buenos materiales y armonía en la colocación de sus elementos, aunque luego sean muchos de ellos, plastiquetes. El tacto de alguno de esos plásticos no es especialmente bueno y su encaje podría mejorarse. Pero con 151.000 km no tiene grillos y eso es importante. Vamos a pasar a comentar su comportamiento de marcha. Más adelante, en el apartado de interior, nos detendremos  en ver su acabado.

20150927_171347

Lateral Ford Mondeo 2.0 Tdci SW.

COMPORTAMIENTO

Vaya por delante que el modelo probado tiene una caja de cambios que Ford llama DuraShift 5-Tronic (una caja automática de 5 marchas que funciona de forma secuencial con varios programas electrónicos que se adaptan a las condiciones del terreno y la forma de conducir de quien vaya al volante). En estas configuraciones cabe destacar el sistema electrónico que detecta tanto pendiente de montaña en subida, como en bajadas (modo Down hill) que detecta la relación exacta para llevar en cada momento, al igual que el modo Stop and Go, específica para tráfico urbano, donde realiza una relación de marchas óptima para reducción de consumo. La caja de cambios tiene dos posiciones. Una completamente automática y otra secuencial, donde permite al conductor jugar con la palanca de cambios bajando velocidades con un golpe hacia adelante a la palanca de cambios y subir velocidad con el gesto completamente opuesto. También se puede subir y bajar marchas desde el volante con pulsadores, a ambos lados del volante. No son levas. 

20150927_171125

Detalle cuadro y botones de cambio secuencial al volante y control de velocidad.

Una vez dicho esto, el comportamiento del coche en carretera es más que correcto y muy cómodo. Permite mantener velocidades de crucero 120-130km/h con unos consumos de 6-6.5 litros a los 100 y una rumorosidad del motor para nada molesta. Algo que no es así en parado o arranque en frío, que tiene un sonido exageradamente diésel y muy feo, la verdad. En caliente (alcanzando la temperatura correcta) se reduce y no es molesto, pero lo dicho, es muy, muy, muy diésel.

Debido a sus casi 5 metros de longitud (4.805, exactamente) tiene un gran aplomo en la pisada, pero si la suspensión ya está algo cascada como en este versión, que no ha sido cambiada aún, se nota un “cimbreo” que te relaja el pie frente al gas, sobre todo en carreteras viradas. Volviendo al cambio diré que no es un cambio DSG (Grupo VAG), es decir, es un cambio más bien lento de reacciones y pensado para conducir de forma tranquila sin poder jugar con precisión en una carretera sinuosa donde apetezca ir algo más dinámico entre el gas y la caja de cambios. El motor tiene 130cv con common rail de segunda generación, potencia suficiente, pero sin grandes tirones y sensación de aceleración. El motor se estira hasta las 4.000 vueltas, pero sobre 3.500 ya está “agotándose” y no tiene demasiado sentido seguir metiendo pedal. Bueno sí. Si quieres ser un auténtico calamar echando humo negro como si no fuera a haber un mañana. Así que, entre 2-3.500 vueltas es su zona cómoda de empuje.

INTERIOR

20150927_171144

Detalle climatizador.

Como decíamos al principio y salvando los plásticos, que son unos cuantos, todo está en su sitio y junto a la tapicería mixta de piel y alcántara se respira el acabado Ghia en todo su esplendor. Todos los mandos son de sencillo manejo y no hacen perder el control de la carretera por estar mirándolos. Algo que me llama la atención es, que para ser un coche tan grande tanto interior, como exterior, no tenga clima bizona. Es monozona en esta versión y tampoco tiene difusores de aire en la parte trasera.

El volante tiene un tacto muy agradable, con detalles en madera en la parte superior e inferior y multifunción con controles tales como, control de velocidad, control de volúmen, control de teléfono y como decíamos antes, la botonera del cambio secuencial. Tiene también encendido automático de luces y anti deslumbramiento en los retrovisores, junto al limpiaparabrisas automático. Es el pack completo. Decir que la iluminación exterior es xénon con un correctísimo alumbramiento. Los desgastes de estas zonas son visibles, puesto que el mando del clima y el de los elevalunas han perdido ligeramente el recubrimiento de pintura. Nada que llame de forma alarmante la atención, pero ahí está.20150927_171208

Los asientos, después de los kilómetros que tiene a sus espaldas, están fantásticamente bien. Sin roces exagerados, ni ninguna rotura. Su sujeción es muy buena y son muy cómodos, aptos para viajar. Las plazas traseras y el maletero son muy amplias y sin problema alguno para personas altas que vayan en dichas plazas. Cuenta con un maletero de 540 litros sin abatir asientos, donde cabe abslutamente de todo. 100% aconsejable para personas que tengan familia o practique deporte donde deban cargar sus bártulos en el maletero o incluso con los asientos abatidos para meter tablas de snowboard, esquí o bicicletas. En nuestro caso, nuestro deporte de riesgo se llama Bugaboo y mochilas varias de bebé.

20150927_171312

 

 

 

 

 

EXTERIOR

Es un coche del año 2005, sin embargo, en sus líneas no ha pasado el tiempo tan rápido como en otras marcas y modelos. Su color blanco perlado (muy de moda en estos días) su acabado Ghia con llantas de 17″, para golpes del color de la carrocería, baca y tiradores cromados, frontal en nido de abeja, y luces de cortesía en los retrovisores hacen de este Mondeo MKIII un coche actual y que su compra hoy en día siga en auge como coche familiar de segunda mano.

OPINIÓN CAR AND GAS

Al principio decía que le daba un aprobado con nota. Personalmente, le daría una nota de 8-8,5. Valorando estética, consumo, capacidad y resistencia de interiores pasados 10 años. Es un coche que ronda los 5.0006.000 euros en el mercado de segunda mano y usados. Siempre hablo de precios aproximados.

Podrás encontrarlos más baratos y más caros, según se le cruce el cable al vendedor. Pero la realidad de este coche es que si lo encontráis en un estado como la unidad probada, lo compreis sin pensarlo. Gran coche sin ser una marca premium y que tiene una línea exterior elegante y dinámica. Sin dudarlo, os recomendamos la compra de este coche si lo que buscas es espacio, precio/calidad y buen consumo.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Jorge Méndez

Sobre Jorge Méndez

Jorge Méndez ha escrito 163 post .

CEO y fundador de @carandgas