LOS CABRIOS SÍ SON PARA EL INVIERNO. PARTE II

LOS CABRIOS SÍ SON PARA EL INVIERNO. PARTE II

noviembre 20, 2014 0 Por Sergio Franco
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Mercedes SL

Mercedes SL

Siguiendo con el artículo de los Cabrios, vamos a centrarnos en el otro protagonista de la prueba: Mercedes SL320. Es un concepto de cabrio completamente distinto al Alfa Romeo Spyder pero al final te darás cuenta que el partido que lo podrás sacar será muy parecido solo que está enfocado a usuarios con la billetera algo más grande que los propietarios del Alfa.

Vamos a centrarnos el verdadero protagonista, el SL. La unidad que hemos probado se trata de un Mercedes SL 320 del año 98. El motor del buque es un 6 cilindros en línea de 3200cm3 y 231cv ( aunque a nosotros nos pareció que tenía 100 menos…)  en teoría un motor grande que debería mover al SL con soltura pero que a nosotros nos dejó bastante mal sabor de boca debido en parte al cambio automático que incorporaba la unidad.

Impresiones y comportamiento

Frontal Mercedes SL

Frontal Mercedes SL

Estéticamente es un coche que impone, con un capó con en el que puedes jugar al fútbol sala y unas líneas entre “puretas” y deportivas, justo lo que simbolizan los SL. Es un coche “gordo”, muy ancho y bajo, de estos que si los ves achuchándote por  el carril izquierdo de una autopista te haces caca pero ojo que en este caso es un cordero con piel de lobo. Cuando haces un kick down al acelerador, ves que ese motor que parece de barco empieza a sonar como si llevaras un F18 y ves la aguja de las revoluciones que sube a la misma velocidad que sube mi ascensor al cuarto te deja un sabor amargo. El cambio automático que lleva lo penaliza enormemente. Ves que estira la primera y la segunda como si llevara el variador polini de un vespino nlx y que nunca acaban y cuando crees que está a punto de escuchar el petarzado que suena cuando rompes la barrera del sonido, miras el marcador y ves que vas a 120. Mirarlo por el lado positivo, así nunca te caerá una multa por exceso de velocidad.

No es un coche hecho para correr, es un coche hecho para disfrutar y fardar de tus 50 y pico, tus canas, la novia que te has echado en el bar de la esquina por 50€ y viva el viagra! Perfectamente podía haber sido el coche de Sony Croquet … O ideal también para que Glenn Medeiros pudiera cantar el “Nada cambiará mi amor ti…” con la capota abierta y sin que su peluco se despeinara lo más mínimo.

Impresiones interiores

Asientos traseros SL

Asientos traseros SL

Una vez dentro del coche te das cuenta que estás en un coche de millonetis. Cuero como si estuvieras en una marroquinería, inserciones en madera de arce de los apalaches, botoneras para ajustes de los asientos en las puertas ( eso mola), asientos calefactados, climatizador, etc. Todo ajusta perfectamente después de años de uso y no se ve signos de desgaste significativos en ningún elemento. Se nota que los materiales elegidos no viene de un todo a 100. No vas a encontrar ni un grillo  a pesar de sus años, o si, el de tus huesos debido a los años para ti si que no pasan en balde.

Da gusto sentarse en su asientos, que tras 16 años el cuero está mucho mejor que la mayoría de los coches generalistas con asientos de cuero y con un par de años. Los paneles de las puertas, también de cuero, están como recién sacados de fábrica y lo mismo ocurre con el volante y palanca de cambios. Ahí te das cuenta porqué costaba más de 10 kilos de la época ( entre otras cosas).

La postura de conducción es magnífica y te da una sensación de aplomo tal que piensas que estás conduciendo un panzer alemán.

Capota de 2 toneladas

Capota de 2 toneladas

Pero como no hay nada perfecto, el sueño de un interior de locura se desvanece cuando te giras y ves los asientos traseros. Bueno asientos… huecos con forma de posaderas forrados de cuero diríamos nosotros… Son de risa, tanto o más como los de un 206cc que estaban pensados para Joselito o Cañita Brava, pero no para gente normal.

Ahora vamos al punto calentito. Hemos dicho que se trata de un descapotable ¿no? No mentimos, se descapota, cierto, pero al ser un “hard top” o eres hijo de Sanson o Ronnie Coleman o tienes un colega que te ayude a quitarla o te quedas con las ganas de salir de casa sin la capota. Pesa como el cadaver del muerto por gula en Seven. Esto se puede interpretar de varias maneras: Que si está puesta, aisla perfectamente y no deja pasar ni un silvido o bien que si la quieres quitar y estás solo te tienes que aguantar. Imaginaros si decides salir con ella quitada y se pone a llover,¡la que habríamos liao pollito!

Conclusión CAR and GAS

El Mercedes SL 320 es un coche que está de miedo si lo que quieres es dar paseos y disfrutar de la brisa al conducir durante los fines de semana mientras vas a comerte unas patatas revolconas a Santa María de la Alameda. Un vehículo agradable de conducir  tranquilamente y que da una sensación de poderío y estatus social.

Es un coche que gasta, gasta bastante , ya dijimos que estaba orientado a gente que la tuviera grande( la cartera por supuesto). No es realmente útil para un día a día aunque si que es cierto que su maletero tiene una capacidad aceptable si quisieras ir al Carrefour de compras.

Lo que si podemos afirmar es que si  eres un Richard Gere y quieres que te salgan “titis everywhere”  o tienes pensado dedicarte a la venta de sustacias estupefacientes este puede ser tu coche.

Sinceramente, si lo que quieres es un cabrio para los findes, cómprate el Alfa Spyder que probamos. Te cundirá lo mismo y te ahorraras mucho dinero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Sergio Franco

Sobre Sergio Franco

Sergio Franco ha escrito 188 post .

CoFundador de CAR and GAS y apasionado del motor y el olor a gasolina.