RallyCenter – Pasamos a la acción

RallyCenter – Pasamos a la acción

abril 1, 2015 0 Por Sergio Franco
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Como ya sabéis, hace un par de meses estuvimos con nuestros amigos de RallyCenter visitando su escuela y os contamos todos lo que aprendimos en la parte teórica, así que una vez enfundados los monos ignífugos como si fuéramos a competir en una prueba del mundial tocó el turno de pasar a la acción y a poner en práctica todos los conocimientos que Jorge Tello nos había explicado.

Jorge Tello impartiendo clases - RallyCenter

Jorge Tello impartiendo clases – RallyCenter

Más encendidos que la mecha de un petardo en fallas, nos montamos en nuestros coches para dirigirnos a realizar la segunda parte del curso. A pocos metros de la masía donde nos impartieron la parte teórica tienen montado un circuito bastante chulo donde puedes darle cera a los coches sin peligro y siempre bajo la supervisión de un equipo de profesores (todos ellos pilotos) que te aconsejarán, te enseñarán y te corregirán tus movimientos.

La mala o buena suerte, depende de cómo se mire, hizo que nos encontráramos un circuito con la tierra bastante mojada, muy al estilo Rally de Gales, lo que haría que los ejercicios que íbamos a realizar fueran a ser más divertidos. Allí nos tenían preparado un arsenal de Volkswagen Golf GTI III con especificaciones de Grupo N, vamos coches 100% de Rally: Jaulas de seguridad, suspensión específica de tierra, neumáticos de tierra, escapes, frenos, etc.

VW Golf GTI III GRN

VW Golf GTI III GRN

Les preguntamos por qué hicieron la elección de este modelo en concreto. La respuesta fue clara: El GTI III es un coche noble y mecánicamente muy fiable, lo que hace que sea el coche escuela perfecto.
Siendo francos, al 95% de los que estábamos allí nos daba igual si nos ponían un autobianchi o un EVO X, lo que queríamos era pisarle a lo que fuera.

Volviendo al curso, nos juntaron alrededor de uno de los golf y nos enseñaron como ponernos los arneses de 4 puntos que hacían que tú y el backet fuerais una pieza y nos enseñaron una cosa que nos hizo bastante gracia. Todos los coches del curso tenían los frenos de mano como el perro de porcelana que tenía mi abuela en la vitrina, es decir, de adorno. Los frenos de mano estaban inutilizados para evitar que pudiéramos tirar del freno de mano en cualquiera de los ejercicios.

Una vez aprendido como apretarse los cinturones y recibido varias nociones básicas de cómo comportarse en la pista, nos pusimos por parejas para comenzar lo que verdaderamente buscábamos, hundir el pie y darles zapatilla a los cacharrillos.

La mecánica del curso era bastante básica. Íbamos a realizar una serie de ejercicios para poner en práctica todo lo aprendido en la parte teórica que básicamente constaba en cómo trabajar con los pesos para llevar el coche donde nosotros queremos y otra cosa que a muchos os chocará: frenar con la dirección y girar con los frenos.

El primer ejercicio consistía en hacer un slalom donde teníamos que ir lo más rápido posible e ir jugando con el reparto de pesos para hacer girar el coche y jugar con el culito como si bailáramos una salsa, pin pan! Derecha- izquierda. Lo repetimos una y otra vez hasta hacerlo casi a ojos cerrados.

Seguidamente pasamos a otros ejercicios cada vez más complejos. Uno de ellos y que fue de los que más nos gustó, consistía en ir a todo lo que daba el golf para esquivar un cono que teníamos justo en la trazada y hacer un 180 jugando siempre con los pesos, que es de lo que se trabaja el tema. Este ejercicio, que aunque parezca muy fácil al vérselo hacer al mismísmo torete, el pera o el vaquilla, necesita de práctica, decisión y mucha rapidez al volante. Tras probar en repetidas ocasiones hasta perfeccionar la técnica y conseguir hacerlo hasta salir picando embrague creyéndonos Kankunnen corrieron los minutos considerablemente.

Tenemos que hacer un inciso para decir y recordar que en el curso, nuestros familiares, amigos, chorbis y demás acompañantes que vinieron con nosotros estaban junto a nosotros en todo momento pero siempre en zonas seguras delimitadas por RallyCenter. Es más, todo aquel que no quisiera está casi a pie de pista haciéndonos fotos, grabándonos para fardar con los colegas de cómo nos creemos que somos unos pilotos del WRC, tenían habilitada una carpa donde resguardarse del frio, con asientos y bebidas para amenizar toda la mañana que allí estuvimos. Un 10! Estos fenómenos tienen todo pensado.

Carpa Rally Center

Carpa Rally Center

Bueno volviendo a pista, una vez realizados todos los ejercicios-prácticas nos dejaron dar varias vueltas al circuito al completo para poner todos los conocimientos adquiridos sobre el volante y desfogarnos un poco en un trazado hecho para correr con seguridad y disfrutar. Vimos de todo, desde los más aplicados intentando jugar con los pesos en todo momento y hacer bailar el coche entre curva y curva hasta el más torete style que salía derrapando y se la bufaba lo aprendido, lo que quería era sacarle las bielas al golf y desfogarse un rato. Bueno allá cada uno y lo que quiera aprender.

Lo que está claro es que lo aprendido allí no solo sirve para ponerlo en práctica si te vas a dedicar a correr en el CERA si no que son lecciones que te servirán para saber cómo reaccionar ante determinadas situaciones de la vida real en las que dependiendo lo que hayas aprendido podrás acabar saludando al quitamiedos o no.

Una vez terminados y ya con los pies en la tierra, el máquina de Jorge hizo entrega de diplomas que acreditaba que habíamos asistido al curso y nos recordó algo muy importante: “Chic@s la pista acaba ahí en la valla, a partir de ahí a respetar los límites” y tiene mucho más sentido del que parece esta recomendación y es que sales más caliente que una oreja después de un guantazo de tu madre ( si si, a mi me latía la oreja de los bufidos que me daban por portarme bien…)

Terminado el curso, solo podemos agradecer a RallyCenter primero por invitarnos a pasar un día con ellos y sobre todo por el magnífico trato que recibimos desde el primer momento. Desde CAR and GAS nos parece que la iniciativa que tienen es fantástica y que como en muchas otras ocasiones, cosas que realmente merecen la pena y que tenían que promocionarse mucho más no es posible hacerlo por politiqueos… un cero para los gobiernos regionales que impiden la realización de este tipo de actividades que no dejan de ser escuelas.

Quedaros con esto: ¡Animaros a vivir una mañana fantástica donde no solo disfrutarás sino que aprenderás y mucho!!! Sólo tenéis que hacer click aquí y seguirles en @RallyCenter_es

La semana que viene tendréis un artículo con el vídeo de la jornada de conducción. No os lo perdáis.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sergio Franco

Sobre Sergio Franco

Sergio Franco ha escrito 182 post .

CoFundador de CAR and GAS y apasionado del motor y el olor a gasolina.