CHRYSLER 300C 2.7v6 “EL MINISCAR”

CHRYSLER 300C 2.7v6 “EL MINISCAR”

noviembre 14, 2014 0 Por Jorge Méndez
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Si tienes aires de ministro, este es tu coche. El “minis car”, de Chrysler. Cerquísima de los 5 metros de longitud, este transatlántico del asfalto toma el relevo al Chrysler 300M para cambiar drásticamente su estética y completarse con componentes alemanes de Mercedes Benz, marca que suministra algunos de sus componentes y monta el motor 2.7 CRD de la versión diésel. Esta última bastante más ajustada en consumos y prestaciones que la unidad probada, el 2.7 v6 gasolina.

ESTÉTICA EXTERIOR

Estéticamente me da la sensación de como si le hubieran subido demasiado arriba los pantalones. Transmite tener mucha pierna y poco tronco. Eso es debido a que en este Chrysler decidieron dejar la línea de las puertas muy alta dejando unas ventanas pequeñas y con una visibilidad, no reducida, pero si diferente y que necesita un breve periodo de adaptación para ver y tener una percepción del exterior clara. Esto puede suponer mayor seguridad, como si de un búnker se tratara, o sensación de agobio desde dentro del coche.

Marcado por una parrilla frontal digna de un coche americano “muscle car” da la sensación de estar conduciendo un auténtico tanque. Hay algo en él que me recuerda al morro de un Rolls Phantom, incluídas las ópticas diminutas para el conjunto. El morro es muy alto y pobre del peatón que se cruce por su camino, casi prefiero el atropello de una Caterpillar. Las ruedas son muy altas comparadas con cualquier berlina de su gama, BMW serie 5 o Audi A8. Monta unas paelleras de 18 pulgadas haciendo, que hasta por su perfil, se le perciba como un coche diferente a todos los demás.

Chrysler 300C 2.7 V6 lateral

Chrysler 300C 2.7 V6 lateral

Recuerdo que el día de la prueba y casualmente, me crucé por la M-40 (Madrid) con una amiga, quién me adelantó y al poco tiempo me mandó un sms diciendo “Disfruta de ese pedazo de Bentley“…. Así que, eso me hace pensar que a alguien que no sea un súper entendido de los coches, le puede transmitir algo parecido a esta marca. Siguiendo con su línea estética y viendo su “culete” mantengo mi teoría de la construcción de algunos coches. Yo creo que las fábricas o los diseñadores de coches empiezan con mucho entusiasmo a diseñar el coche, pero a eso de las 3:00 am les entra la bajona, lo quieren terminar rápido (como cuando hacíamos los deberes de pequeño), y dicen… “Ale, y la trasera del coche la dejo tal que así, que ya estoy agotado y mañana madrugo” y salen los coches con unas traseras como… Desganadas. Pues así es el culo del 300C. Que no dice nada. Solo que tiene un maletero digno de la era de Al Capone para poder guardar cadáveres. Cerca de los 550 litros.

ESTÉTICA INTERIOR

Pues entre los retales de Mercedes Benz, como las palancas de intermitentes, limpia parabrisas, control de velocidad, etc, sumado a los plásticos americanos y algunos tornillitos visibles hacen que lo definamos como un coche de estética “Amerimana”. Ni americana, ni alemana. Un coche de estas características y con los competidores que tiene a su alrededor no puede tener ese tipo de plásticos como los que rodean la consola central o lo que bordean la palanca de cambios, también llamada bastón de Willy Fog. ¿No la podían hacer más alta y más pureta con la maderita haciendo juego con el volante?

Los asientos del coche son de piel, un tanto resbaladiza cuando el coche lo llevas en zona de curvas y no es que sujeten especialmente bien. Está claro que es un coche rutero en el que no oyes nada más que el aire exterior, pero también podían haber pensado en que si quieres ir un poco alegre en las curvas no deberías resbalarte.

El volante realmente grande en diámetro pero no hace molesta la conducción en carretera. Mandos bien colocados sin demasiada ostentación en los acabados, como decía antes. Un poquito de madera por aquí y por allá y así le damos un toque señorial, pero poco lujoso.

Chrysler 300C 2.7 V6 interior

Chrysler 300C 2.7 V6 interior

El cuadro de mandos en mi opnión, muy soso. Fondo blanco con números en fuente Algerian, de Microsoft :-). Bastante poco acertado.

En cuanto al espacio decir que un poco justo en las plazas traseras. Es un coche muy largo y sobre todo ancho, sin embargo el techo no es especialmente alto y hace que las plazas sean algo justas.

COMPORTAMIENTO

Es un coche súper estable en carretera. Muy silencioso y con un comportamiento fiable, pero no así en carreteras viradas donde se convierte en un elefante en una cacharrería, torpe y con un cambio de marchas lento donde además, no permite la opción “secuencial”. Es automático de 4 marchas para todo, sí o sí. Su consumo es realmente elevado. Traer motorizaciones “made in USA” a España no tiene mucho sentido, a no ser que te sobre el dinero y quieras gastarlo en gasolina. El motor probado por carreteras madrileñas y un viaje a la estación de Cerler nos hicieron medias no menores nunca de 10 litros a los 100. Así que, sin duda la versión CRD sería la compra más inteligente. Por cierto y hablando de Cerler, qué bien va en carreteras con 1 centímetro de nieve. Modo ironic: off.

OPINIÓN DE CAR AND GAS

Nuestra opinión es directamente: Versión gasolina, NO. Si quieres un coche grande, con buen comportamiento y con un consumo moderado, vé a la versión diesel 2.7 CRD donde la fiabilidad de Mercedez hará de este transatlántico un coche digno de conducir por autopista. Pero olvídate de aparcarlo con facilidad en ciudad o de disfrutar de él en puertos de montaña. Ese no es su entorno. También decir que si tienes ese dinero para gastarlo en un coche usado, valora también algunos alemanes como el BMW serie 5 o algún clase E. Verás más y serás menos exclusivo, pero ganarás en calidades.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Jorge Méndez

Sobre Jorge Méndez

Jorge Méndez ha escrito 163 post .

CEO y fundador de @carandgas