Ford Ranger Raptor – Una pick up muy salvaje

Ford Ranger Raptor – Una pick up muy salvaje

marzo 22, 2020 1 Por Sergio Franco

Cuando la diversión y la locura se imponen a la razón a la hora de crear una pick up de altos vuelos, así es el Ford Ranger Raptor

Antes de que el Coronavirus hiciera su aparición a nivel mundial, tuvimos la ocasión del probar uno de esos vehículos que todo amante del motor debiera probar alguna vez. Quizás nos hemos venido un poco arriba con esta afirmación, la verdad, pero desde Ford, desde luego, no se andaron con chiquitas cuando decidieron tomar una Ford Ranger convencional y enviarla a las instalaciones de Ford Performance para crear una de las pick up más salvajes, divertidas, quizás “ilógicas”, imponentes, robustas y cañeras de todos los tiempos destinada al mercado europeo: la Ford Ranger Raptor. Seguro que alguno ya se está llevando las manos a la cabeza y dirá que soy más exagerado que un andaluz, pero la realidad es que, más allá de los mastodontes jurásicos que ruedan por los dominios de Trump, no ha habido ningún fabricante que se haya atrevido a lanzar una pick up con esta filosofía para el mercado de la zona euro (La Nissan Navara AT32 es una preparación, no un modelo de serie).

Ford Ranger Raptor

Es oro todo lo que reluce

El sello de Ford Performance no defrauda y siempre es sinónimo de vehículos divertidos y cañeros, por lo que en esta ocasión no iba a ser distinto.

Lo mires por donde lo mires, el Ford Ranger Raptor es un vehículo imponente, con una estética muy Yankee. Si ya de por sí el Ranger convencional es una pick up, a mi juicio, bastante chula y de apariencia robusta, el Ranger Raptor, con los anabolizantes que ha recibido hacen que impresione aún más, aunque esto de tener ADN yankee también hace que herede alguna cosilla que choca un poco.

La parrilla del Ford Ranger Raptor está basada en el F-150 SVT Raptor Americano

Ford Performance ha cambiado la parrilla frontal por una muy similar a la que equipa el Ford F150 Raptor americano, lo cual le da un aspecto más agresivo e incluso más deportivo. Esta parrilla transmite un aspecto “más gordo”, aunque lo de gordo no es que sea un efecto visual, es más largo, más ancho y más alto que un Ranger normal. La nota curiosa del frontal, y muy made in usa como hemos dicho, la ponen las ópticas, que si bien tienen luz diurna led, los faros siguen siendo xenon… Si los ponen led, lo bordan.

De ancho ha crecido casi 20 cm (178mm), haciendo que este Ranger Raptor supere los dos metros de ancho y eso, en terminos automovilísticos, es muchísimo. La altura libre al suelo ahora es de casi 30 cm (283mm) y se debe al mayor recorrido de suspensión que ahora equipa y de la que hablaremos más adelante. Eso supone más de 5 cm respecto al Ranger convencional y eleva hasta casi el 1,90 la altura del Raptor.

El largo también ha aumentado convirtiendo al Ranger Raptor, con 5,40 m, en la pick up más larga del segmento, siempre hablamos del mercado europeo. Todo esto no es gratis, el Ranger Raptor ha recibido a cambio unos cuantos kilos extra.

Las protecciones no son estéticas. Para proteger los bajos, tiene una protección de acero de 2,3 mm de grosor

Respecto al resto de elementos que lo diferencian de un Ranger, todos son funcionales, no son de postureo. Las protecciones son reales, no de pega. Para proteger la zona baja del motor tiene una plancha de acero de 2,3 mm. Solamente con esto ya te puedes hacer una idea de la batalla que va a aguantar este bicho.

Otro elemento diferenciador son los paragolpes, que proporcionan un mayor angulo de ataque, de 32º y 24º respectivamente, algo que es de alabar teniendo en cuenta la batalla del vehículo. Con estas nuevas cotas podrás afrontar mayores retos que con un Ranger Wildtrack, que era lo más heavy que podías comprar.

Si continuamos hacia la trasera, vemos unas exclusivas estriberas laterales que ayudan a fomentar esa sensación de tipo rudo y si abrimos las puertas,  nos encontramos con unos listones de acceso firmados por Ford Performance.

Las estriberas son exclusivas del Ranger Raptor y son necesarias para acceder al vehículo dada su altura

Tenemos que hacer mención, antes de terminar hablando de la zaga, a las llantas de 17″ específicas para este modelo que calzan neumáticos BF Goodrich All-Terrain  en medidas 285/70 R17 creados especialmente para este modelo y que ofrecen buen agarre tanto en asfalto como en pistas.

Ahora sí, y continuando con las diferencia estéticas, en los laterales de la caja lleva un vinilo de generosas dimensiones con la palabra “Raptor” para dejar claro que no estamos ante un Ranger normal. Además, en la puerta también incluye el emblema del modelo.

En los laterales equipa unos vinilos con la palabra RAPTOR para reforzar su seña de identidad ( Son opcionales)

Así, en líneas generales estos son los principales cambios estéticos respecto a la Ford Ranger convencional.

Componentes de primera y una mecánica… que cumple

En el apartado mecánico, el Ford Ranger Raptor deja de lado la mecánica 3.2 TDCI de 200 CV que llevaba el Ranger años atrás para equipar un 2.0 TDCI  biturbo que rinde 213 CV y 500 Nm. Esto supone 13 CV y 30 Nm más que el 3.2.

La novedad, más que en la mecánica que también puede ser montada en los Ranger WildTrack, por ejemplo, la encontramos en la caja de cambios automática de 10 velocidades. Una herencia directa del F-150 Raptor que, por cierto, tambien monta el nuevo Mustang. Esta caja transmite la fuerza del bloque diesel a las ruedas traseras por defecto, pero podemos activar el sistema de tracción total y reductora de forma manual a través de un selector en la consola central (2H, 4H y 4L). El Ranger Raptor ofrece un único diferencial central bloqueable a diferencia de otros TT puros que pueden equipar hasta tres, por lo que el sistema mandará la potencia equitativamente a ambos ejes.

La caja de cambios automática de 10 velocidades es la misma que equipan modelos como  el Ford F-150 SVT Raptor o el Ford Mustang, entre otros.

Bloque 2 litros 2 turbos – 213 CV y 500 Nm de par

La mecánica mueve al Ranger Raptor con soltura, pero echamos de menos un poco más de punch. El sonido no es malo, “algo tractoril”, pero no suena nada mal, incluso suena a gordete. Lo cierto es que hay que mover las 2,5 toneladas que pesa este “cañonero” y aunque tengas 213 CV y 500Nm bajo el pedal de acelerador, el peso se nota. No obstante, las recuperaciones son buenas y las cifras de aceleración no son malas. Un 0-100 ronda los 10-11 segundos y tiene una velocidad máxima limitada de 170 Km/h ( imaginad un bicho de casi 3 Toneladas pidiendo paso a 170 km/h…) ¡Esta Ranger Raptor con la potencia de un Amarok V6 daría miedo!

Las levas son metálicas y de un tamaño ideal

Respecto al cambio, la verdad es que no le vemos mucho sentido a las 10 marchas. El cambio es bastante rápido, a veces algo brusquete, pero desde nuestro punto de vista le sobran, al menos, 3 marchas. Con 6-7 marchas el coche iría igual de bien. Para lo único que le beneficia es para mejorar el consumo, que, en situaciones normales, ronda los 12 litros sin despeinarse. Otra cosa muy positiva son las levas al volante, de un tamaño “raptor” y metálicas, por lo que el tacto es buenísimo, lejos de unas levas minúsculas y de plástico como las que puede llevar un VAG, por ejemplo.

Equipa suspensiones FOX de dureza variable y botellas independientes

A nivel de componentes, tenemos nuevos brazos para la suspensión delantera, construidos en aluminio y aluminio forjado que sirven para sujetar, lo que a mi juicio es la joya del Raptor, un sistema de suspensiones firmadas por Fox Racing Shocks, muy parecidas a las que monta su hermana mayor F150 y que son de dureza variable. Son las culpables de que el Ranger Raptor se comporte de manera magistral en todo tipo de terrenos (Ahora hablaremos un poco más de ellas).

Respecto a las que equipa el Ranger convencional, el recorrido de sus amortiguadores es de 236 mm en el eje delantero (+32%) y de 220 mm en el eje trasero (+18%). 

Para que el conjunto vaya equilibrado, el sistema de frenos también ha sido mejorado. Ahora equipa frenos de 332mm en ambos ejes con pinzas de dos pistones en el tren delantero y mono pistón en el trasero. Quizás aquí es donde el Raptor peca un poco. A pesar de tener un sistema de frenado mejor que el Ranger,  recomendamos dejar un poco más de distancia de frenado en carretera… A fin de cuentas 2500kg más conductor, más deposito, más la poca carga que llevemos suman casi 3000 Kg en orden de marcha.

En marcha

Ahora toca la parte buena. Vamos a hablar de cómo va esta pick up en marcha. Primero vamos a dedicar unas breves líneas para hablar de su comportamiento en carretera, para luego centrarnos en explicar qué tal se comporta fuera del asfalto, que es donde esta pick up se saca la…, perdón.

En pistas es donde el Ford Ranger Raptor se desenvuelve como pez en el agua

Al contrario de lo que pueda parecer, el Ranger Raptor va muy muy bien por carretera. La posición de conducción es muy alta y, por lo tanto, ofrece una magnífica visibilidad, lo que proporciona una sensación de poderío tremenda. La suspensión Fox trabaja genial y hace que al volante de este juguete se viaje muy cómodo, pero sin llegar a ser un “vacía ceniceros”, es decir, que no barquea en exceso y permite afrontar las curvas a un ritmo majete. Eso sí, las carreteras secundarias con curvas no son su fuerte, pero ni de esta ni de ninguna pick up, aunque, dado que por defecto es propulsión y el mayor peso está en la parte delantera, es bastante fácil descolgar el culo del bicho y como el asfalto esté ligeramente húmedo, tienes diversión garantizada.

La suspensión tiene un recorrido tremendo y permite hacer bastante el cabra con el Raptor

Fuera del asfalto es donde mejor se mueve este mastodonte. El comportamiento por pistas y terreno roto es muy heavy. Sorprende ver cómo la suspensión se extiende y se comprime tragándose todo lo que la eches y en todo momento el Raptor se muestra muy ágil. En ningún momento, existe una sensación de descontrol al volante, bueno, salvo que te calientes y saltes más de la cuenta, claro está. Es más, cuanto más deprisa vas mejor comportamiento tiene. En parte se debe también a la gestión electrónica del Ranger Raptor y sus modos de conducción. Tiene 6 modos: desde el modo normal, sport ( para asfalto) , modo barro… hasta un “Modo Baja” haciendo un guiño a la Baja 1000, donde las ayudas electrónicas, la gestión del motor y cambio permiten sacar lo mejor de este bicho cuando vas a toda leche por pistas.

En serio, no me esperaba divertirme tanto con este bicho, ni desde luego esperaba este comportamiento fuera del asfalto y mucho menos pensaba que sería capaz de ponerme a dar brincos con un aparato de 2,5 toneladas.

Desde dentro

Un interior espartano, pero con todo lo necesario

Ya un poco más calmados, toca el turno de hablar del interior, al que hay que acceder subiéndote sí o sí a las estriberas dada la altura del Raptor y, por supuesto,  del equipamiento del Raptor, que no está nada mal. Antes de nada, deciros que nos encontramos ante un doble cabina con espacio generoso para cinco ocupantes, al igual que el Ford Ranger. Es un interior espartano, donde predomina el plástico, pero lo bueno es que muestra un empaque muy bueno y bastante robusto (como para no serlo teniendo en cuenta el trote que va a llevar).

El interior cambia poco respecto al modelo convencional, aunque el sello de Ford Performance se deja notar con sutiles pinceladas. Los principales cambios los encontramos en unos asientos específicos de cuero y alcántara con el emblema Raptor bordado en el respaldo que le vienen como anillo al dedo para sujetarte de las sacudidas y en un volante con un anillo rojo en centro para indicarnos en la posición, también de cuero, con la inscripción raptor y un mullido que nos ha gustado muchísimo.

El Ford Ranger Raptor equipa unos asientos de alcántara y cuero específicos

Otra de las señas de identidad del interior son las costuras en color azul en casi todos los elementos del habitáculo: paneles de puertas, asientos, palanca de cambio, volante, reposabrazos e incluso a lo largo del salpicadero.

Respecto al equipamiento interior, a pesar de ser un modelo destinado a hacer el cabra, desde Ford han equipado al Ranger Raptor con un sistema multimedia Ford Sync 3 de 8″, GPS y cámara de marcha atrás ( necesaria 100%),  clima bizona, arranque por botón, ford connect, parabrisas térmico, tomas usb delanteras, un enchufe de 230v en la parte trasera, etc. aunque han olvidado poner usbs en la parte trasera, cosa bastante útil en los tiempos que corren. Por otro lado tiene detalles curiosos como una luz para la caja que se enciende desde interior, será por si quieres llevar un par de terneros de noche y que no se sientan tristes. También se echa en falta unos sensores de aparcamiento delanteros o en su defecto una cámara 360º, ya que con las proporciones del bicho igual tumbas una pared, que te puedes subir encima de un miata sin darte cuenta- un saludo para el club mx5.

Las costuras en color azul predominan en el interior

Donde tampoco han escatimado ha sido a la hora de incluir sistemas de ayudas a la conducción. Equipa control de descenso, sistema activo de frenada, que ayuda a detener el vehículo si vas en la parra, control de crucero adaptativo con detección de señales, sistema de detección de peatones, control de estabilidad que se ajusta en función de la carga, sistema para mantener el remolque alineado, asistente de cambio de carril – 100% necesario porque da la sensación que siempre vas al límite de las líneas- etc. Vamos, que no le falta de nada.

Opinión CAR and GAS

Llegó el momento de hacer una valoración al Ford Ranger Raptor y, nos ha marcado tanto, que es difícil mostrarse neutral a la hora de resumir lo que nos ha transmitido este “mostruo”.

Es un coche que se ha hecho atendiendo al corazón, casi sin sentido, de proporciones muy grandes y prácticamente ilógico para su uso en el día a día. No entra en las plazas de los parkings o incluso no puedes girar en algunos de ellos, de hecho, fuimos a entrar en el parking de la empresa y no pudimos porque no cabíamos por la barrera… Además, su consumo de más de 11-12 litros siendo suavecitos tampoco ayuda a ser usado a diario.

Por otro lado, si todo esto no es un inconveniente y quieres sentirte como Krusty the Clown con su cañonero, es comodísimo para devorar kilómetros, además, no vas a tener ni problemas de espacio, ni problemas para cargar la casa a cuestas. Vas a viajar como un auténtico tejano camino a su rancho.

La tracción trasera y el modo Baja hacen que sea muy fácil divertirse al volante

Si por el contrario, buscas una pick up para divertirte, hacer el cabra, saltar, derrapar, ir cruzado por una pista a 100 por hora, meterte hasta las orejas de barro y quemar adrenalina hasta que te tiemblen las canillas, el Ranger Raptor es el vehículo que buscas. No te defraudará y es que va tan sumamente bien, que incluso quizás puedas echar en falta algo más de motor en ciertas ocasiones. Eso sí, no pienses que esto te va a salir gratis, ve preparando la cartera para aflojar los cerca de 50.000€ que cuesta, aunque también os decimos  que cada uno de los euros merecen la pena.

A Destacar

  • Planteamiento y filosofía irracional.
  • El comportamiento y el control a altas velocidades en pistas es una verdadera locura.
  • Estética súper cañera y muy yankee. Impone incluso en parado.
  • Equipamiento de serie completísimo.
  • No hay nada parecido, de serie, que se pueda comprar en el mercado europeo.

A Mejorar

  • Una motorización algo más potente la convertiría en la pick up perfecta.
  • Sin posibilidad de equipar faros led.
  • Una cámara 360º o unos sensores de aparcamiento ayudarían mucho a los conductores.
  • Volante no se puede regular en profundidad.
  • Consumo medio algo elevado ( aunque con 2.5 Toneladas es comprensible en cierto modo).

Vídeo Prueba Ford Ranger Raptor

Como siempre, si sois más de ver que de leer, os dejamos la video prueba que hicimos al Ford Ranger Raptor donde os contamos con todo detalle todo sobre este modelo, además, podréis ver en acción a esta súper pick up.

Galería Imágenes Ford Ranger Raptor

 

Sergio Franco

Sobre Sergio Franco

Sergio Franco ha escrito 198 post .

CoFundador de CAR and GAS y apasionado del motor y el olor a gasolina.