Mazda 3 Skyactiv X, radicalidad y minimalismo

Mazda 3 Skyactiv X, radicalidad y minimalismo

junio 22, 2020 0 Por Mario Martínez

Presenta una estética agresiva, con unas curvas muy suaves que hacen que el coche se vea más amplio y un interior sencillo que cuenta con todos los elementos necesarios

La marca japonesa Mazda ha presentado el nuevo Mazda 3 con una de las tecnologías más innovadoras que podemos encontrar a fecha de hoy en el mundo del motor. Hablamos ni mas ni menos que del motor Skyactiv X, el revolucionario sistema que incluye este motor hace que nuestro motor de gasolina se comporte como un diésel. Es algo extraño, lo sabemos. La marca nipona quiere entrar de la mano de este modelo en el segmento premium y en lo referente a calidades lo ha hecho con creces.

Un coche que se ha diseñado para darle un uso diario, a pesar de ser un motor grande (es un 2.0 que desarrolla 180 cv), pero como ya os contaremos después, los consumos son muy bajos. Nos encontramos ante un coche del segmento C que mide casi cuatro metros y medio, pero que nos sorprenderá por su maniobrabilidad en la gran ciudad. Un coche muy atractivo visualmente y con una sorpresa bajo el capó. Si queréis saber cómo es este nuevo Mazda 3 Skyactiv X y como funciona su revolucionario motor no podéis perder ni un detalle de esta prueba.

Líneas suaves, pero con carácter

El nuevo Mazda 3 tiene una línea que llama mucho la atención allí por donde pasa. Y no es para menos, en la parte frontal encontramos una enorme parrilla que está acompañada por un marco en negro brillo. Quizás esto ya no sea tan novedoso, ya que la gran mayoría de las marcas está sacando al mercado modelos con parrillas de grandes dimensiones. Pero esta viene acompañada por los faros, y esto si que es llamativo. No son los faros corrientes, que dibujan una línea imaginaria desde el capó al paragolpes. En esta ocasión los faros están incrustados dentro del paragolpes. Además, son faros full led y adaptativos y gracias a ellos tendremos una visión perfecta cuando circulemos de noche o con poca visibilidad.

El capó nos va a parecer enorme, es cierto que tiene varios elementos que ayudan a que se de esta impresión. Por un lado tenemos un “corte” cuando llegamos a la parrilla y cae de manera prácticamente recta. Por otro en los laterales del capó encontramos una serie de curvas suaves que comienzan a la altura de la parrilla y se van fusionando poco a poco hasta llegar al pilar A del coche.

Un frontal con muchísimo carácter que llama la atención de muchas personas cuando vamos circulando por la calle

El lateral es sencillo, no se aprecian líneas muy marcadas. Solo cuando llegamos a la parte inferior del coche, en donde si que hay una arista que precede a la talonera. El Mazda 3 mantiene esa sobriedad y sencillez, en el que se combina a la perfección el color del coche (blanco en el caso de esta unidad) con pequeños detalles en negro. El marco de la ventanilla en esta ocasión es de brillo y da la sensación de ser una continuación del cristal, lo que da una mayor sensación de amplitud. El otro detalle en negro que se ve en el lateral son las llantas. En esta ocasión Mazda ha “calzado” su nuevo modelo con unas de 18” en negro brillo que combina a la perfección con el Artic White que viste nuestra unidad de prueba.

La parte trasera también ha sido renovada, pero al igual que el resto del coche mantiene esa sencillez. La parte superior está coronada por un alerón bastante grande comparado con lo que se suele ver en otras marcas. Aun siéndolo, no desentona con el coche y le da un toque de deportividad. Los faros, al igual que los delanteros no siguen la línea del coche, sino que se incrustan y en algunos puntos sobresalen de ella. En la parte inferior, tenemos el último elemento en negro brillo, el difusor. Este está rematado con dos colas de escape, pero de las que son de verdad (punto a favor de este Mazda 3).

Minimalismo en estado puro

El interior del Mazda 3 es auténtico minimalismo. Líneas sencillas cuero y los botones justos. Pero vayamos paso a paso porque aunque se trate de un acabado sencillo las calidades y la tecnología están muy presentes. Encontramos dos colores en el interior, el granate, que será el principal, y el negro que le acompaña a la perfección. El volante es circular, de cuero y con un grosor bueno. En él, encontramos las botonaduras justas, en el lado izquierdo para controlar los sistemas de infoentretenimiento y en el derecho para los controles de velocidad. Su funcionamiento es muy intuitivo y al poco de usarlos sabremos automáticamente que botón pulsar para no distraernos de la conducción.

El cuadro de mandos es completamente digital y contamos con tres esferas. La de la izquierda nos marca las revoluciones del motor, la central la velocidad (y dentro de ella el consumo) y la de la derecha la temperatura del refrigerante y el combustible que nos queda. Son esferas grandes y bien iluminadas, aunque poco caso le haremos ya que contamos con un head up display que nos marca la velocidad y las velocidades máximas de la vía.

El salpicadero juega con las formas y mantiene los colores que habíamos mencionado, el granate y el negro

Contamos también con una pantalla de 8,8 pulgadas que no es táctil, se controla por una ruleta y unos botones que encontramos detrás de la palanca de cambios. En ella podemos controlar todo el sistema de infoentretenimiento, el GPS e incluso ver la información de nuestro coche en tiempo real. Además es compatible con Apple Car y Android Auto. Debajo de ella encontramos los pocos botones que hay en este modelo. Dos ruletas para controlar la climatización del vehículo y unos botones para encender los asientos calefactables, poco más, lo justo y necesario para no perder atención de la carretera.

Asientos cómodos y un equipo de audio de primera

Esto le da al Mazda 3 un toque de elegancia y seriedad que ayuda a colocar este modelo donde quería la marca, en el segmento premium. Los asientos son en cuero granate y no vamos a negarlo, son muy cómodos y recogen a la perfección. El del piloto tiene regulación eléctrica, pero el pasajero no tiene esa suerte y se lo tendrá que regular de manera manual. El equipo de audio es una maravilla, contamos con altavoces de la marca Bose. Podremos disfrutar de nuestras canciones y parecerá que estamos en una sala de conciertos gracias al bombo que equipa (donde iría la rueda de repuesto, que en este caso no tenemos).

La apertura de las puertas traseras es buena, eso sí, a la hora de entrar debemos tener cuidado con la puerta, ya que la caída del pilar C es algo pronunciada y podemos golpearnos la cabeza. Una vez dentro a no ser que seamos muy grandes (1,90m este que os escribe) viajaremos de una manera cómoda. La única pega que es que no contaremos con salida de ventilación ni tomas de corriente para la carga de nuestros dispositivos.

Skyactiv X el motor más revolucionario del momento

El motor del Mazda 3 es lo más revolucionario que podemos encontrar en el mercado ahora mismo. Mientras la mayoría de las marcas deciden hacer motores pequeños, Mazda sigue apostando por motores “grandes”. En esta ocasión contamos con un 2.0 de cuatro cilindros que desarrolla 180 cv y 224 Nm, además, tiene cambio manual. Hay que tener en cuenta que aunque el coche tenga una potencia más que decente, los consumos no se van a ver muy alterados, ya que será difícil superar los 7 L/100Km. En nuestro caso, haciendo conducción mixta ciudad – carretera – deportiva hemos tenido una media de 6,7 L/100Km.

La explosividad de un motor gasolina pero con los consumos de un diésel

 Pero sin ninguna duda lo que más llama la atención es el sistema desarrollado por los ingenieros de la marca nipona, el SPCCI. Traducido viene a ser sistema por compresión encendido por chispa. Gracias a él, combinan la eficiencia de un combustible diésel, pero con la respuesta de un gasolina. El motor va cambiando entre ambos sistemas sin que nos demos cuenta (encendido por compresión y por chispa). La clave de su funcionamiento es el uso de una mezcla muy pobre de gasolina y aire, pero que es muy eficiente a la hora de hacer consumos y tiene pocas emisiones (131 gr/km).

Hay que añadir que tiene etiqueta ECO y la consigue gracias a la implementación del sistema M HYBRID. Esta tecnología híbrida ligera nos da la posibilidad de poder circular por las zonas de bajas emisiones de las ciudades. Para ello usa un pequeño alternador de arranque que almacena (en una batería de 24V) la energía que se suele desperdiciar en las frenadas. Posteriormente, se usará para ayudar a reanudar la marcha, arrancar el motor o alimentar los sistemas eléctricos del coche.

Sensaciones: ciudad por consumos, curvas para diversión

Sin duda se trata de un coche que ha subido de categoría. No solo a la hora de los acabados, sino también en cuanto a motorización y prestaciones. Es un coche muy suave y con el que nos podemos divertir mucho si sabemos sacarle el máximo partido. Sorprende y mucho la gran maniobrabilidad que tiene a pesar de ser un coche que parece ser bastante ancho, nos podremos meter prácticamente por todas las calles que queramos, sin ningún miedo. Esta agilidad también podremos descubrirla en algunos tramos revirados donde si llevamos el coche algo revolucionado nos lo pasaremos francamente bien.

El Mazda 3 se adapta de una forma perfecta a las curvas e incluso si vas un poco fuerte, el coche traccionará y te permitirá seguir dentro de la trazada. Eso sí, hay que tratar de evitar los baches, ya que la suspensión nos los transmitirá directamente a nosotros (si el coche sufre, nosotros también).

Una de las cosas con las que mejor te lo vas a pasar es el cambio de marchas. Tiene transmisión manual de seis velocidades. Una caja rápida, precisa y muy suave, que se encuentra acompañada por una palanca de cambios algo pequeña pero que está colocada en el lugar indicado. Y decimos esto porque dejando caer la mano desde el volante la tendremos encima del pomo y con movimientos muy cortos podremos engranar una marcha detrás de otra. Si sumamos esto a una carretera de curvas, no dejarás de sonreír.

Opinión CAR and GAS

El nuevo Mazda 3 es sin duda un coche revolucionario tanto por dentro como por fuera. La línea es sencillamente increíble y llamativa pero sin ser exagerada. Se trata de un coche que llama la atención de las personas con las que nos cruzamos. En cuanto a mecánica tendremos bajo el capó la última tecnología. Tendremos potencia y unos consumos reducidos, algo que agradecemos todos los amantes del mundo del motor.

Los acabados del interior son de muy buena calidad y han dado un gran salto desde generaciones anteriores. Además nos parece una buena decisión por parte de la marca que se haya prescindido de pantalla y controles táctiles. Nos quedamos con los botones y las ruedecitas “de toda la vida”. Deciros también que el precio de salida del Mazda 3 Skyactive X es de algo más de 24.000€. Un precio algo superior a la competencia, pero que está mejor equipado y acabado que esta.

Os dejamos aquí la vídeo prueba para que la veáis:

A Destacar

  • Consumos muy reducidos, que no son normales en un coche de esta cilindrada y potencia.
  • Caja de cambios suave y precisa.
  • Calidad de los acabados.

A Mejorar

  • Falta algo de “chispa” si el coche va en un régimen bajo de vueltas.
  • Posición de los aireadores del conductor, el aire va directo a las manos y no llega al resto del cuerpo.
  • Ausencia de aireadores y tomas de corriente en los asientos traseros.

Galería fotográfica Mazda 3 Skyactiv-X

Sobre Mario Martínez

Mario Martínez ha escrito 2 post .