Probamos el Volkwagen T-Cross 1.0TSI Advance 95CV

Probamos el Volkwagen T-Cross 1.0TSI Advance 95CV

enero 11, 2021 3 Por Javier Pérez

Con 95CV de potencia, cambio manual de 5 velocidades y tracción delantera, el hermano “pijo” se pone las pilas incluyendo nuevo equipamiento para este 2021

Antes de empezar con la prueba en sí, quería comentaros que añade la versión Advance respecto a la versión más básica.

  • Llantas de aleación ligera de 16 pulgadas
  • Barras longitudinales de techo en color negro
  • Asiento del copiloto ajustable en altura
  • Bolsas portaobjetos en la parte posterior de los asientos delanteros
  • Cajón portaobjetos bajo el asiento delantero derecho
  • Pomo de la palanca de cambios en cuero
  • Reposabrazos central delantero con ajuste en longitud con portaobjetos y dos tomas USB de carga detrás
  • Volante multifunción forrado en cuero
  • Control de crucero adaptativo con limitador de velocidad
  • Sensores de aparcamiento delantero y traseros

Vista general T-Cross

Es el SUV más pequeño de la casa, pero no por eso quiere decir que vayamos a tener pocos extras y pocas opciones de seguridad tanto activas como pasivas.

Exterior simple, pero con un toque chic

Utilizando la plataforma MQB-A0 de su hermano el Polo, se nos presenta un SUV con una estética juvenil y desenfadada.

Las medidas de este SUV son 4,11 metros de largo por 1,78 de nacho y 1,56 de alto.

Estamos ante un mini Tiguan, pero en versión reducida, musculoso, con un frontal muy parecido a la de su hermano mayor, un lateral que nos recuerda a cualquier SUV de la marca y una trasera totalmente distinta a la de sus competidores, sobre todo gracias a unos faros muy futuristas unidos por una franja roja y negra que llaman muchísimo la atención, una trasera totalmente atemporal y atractiva.

Trasera T-Cross Interior robusto, bien ajustado y sin aires de grandeza.

Nos encontramos con un interior muy parecido a un polo. Este T-Cross cuenta con distintos materiales y plásticos blandos, bien ajustados, sin fallos y sin grillos apreciables.

Es un coche muy básico, pero no le falta de nada. Cuenta con un sistema multimedia que funciona de perlas, climatizador bizona, instrumentación digital y un buen puñado de ayudas a la conducción para hacerte la vida más sencilla.

Volante T-Cross

El volante es multifunción. Funciona sin ningún tipo de problema pero el “clic”, “clic” de los botones no aporta una sensación de ser “Premium”.

El sistema multimedia tiene una curva de aprendizaje muy rápida. Se maneja muy bien, es muy intuitivo y no apreciamos ninguna ralentización del sistema. Además, es compatible con Android Auto y Carplay.

El espacio de las plazas delanteras es amplio, con una conducción agradable y cómoda.  La pega se lo ponemos a los asientos, que no tienen mucha sujeción lateral, pero la verdad es que tampoco la necesitamos.

Asientos delanteros

Por ponerle un par de peros, los huecos portaobjetos son más que suficientes, pero el plástico de la guantera y el interior de ella, dejan un poco que desear. Si hubiera estado tapizada, otro gallo cantaría.

En las plazas traseras también contamos con mucho espacio. Además, tenemos una plaza central igual de cómoda que el resto de plazas ya que no tenemos reposabrazos central.

Contamos con 2 USB-C en las plazas traseras para cargar nuestros dispositivos.

La capacidad del maletero puede variar de 355 litros a los 455, gracias a que las plazas traseras pueden regularse longitudinalmente hasta 14cm.

Conducción – “Este T-Cross es como un coche antiguo”

Frontal T-Cross

Esas fueron las palabras que escogió mi pareja para definir la conducción del coche y lo primero que estarás pensando es: “Pues vaya…” y no es así, ella definió el coche así, por lo fácil de llevar y porque no tiene muchas complicaciones, ni instrumentaciones llamativas, ni artificios de ningún tipo. Un coche para lo que es, para subir, arrancar y empezar a conducir, sin tener que dedicarle tiempo a leer instrucciones.

Tenemos un motor 1.0TSI de 95CV que se mueve con gran agilidad, pero que quizá le falte un punch de potencia.

La visibilidad interior también es bastante buena gracias a que su pilar A es estrecho y no perdemos mucha visión en la diagonal. El único pero que le puedo poner es a su visibilidad trasera, ya que la luneta es algo pequeña.

El manejo es muy agradable. Las suspensiones se comportan realmente bien, no son nada rebotonas y filtra muy bien los baches. La dirección es muy rápida y blanda, perfecta para uso urbano, pero no tan buena para un uso más deportivo ya que no nos da ninguna información sobre lo que ocurre en el tren delantero. Un coche fantástico para viajar.

El consumo está “bien” siempre y cuando conduzcas con suavidad y a cruceros limitados. Este tipo de motores son muy sensibles respecto a la conducción. Si tu conducción no es tan “sensible”, tus consumos serán más elevados que los indicados por la WLTP. En mi caso, que soy poco “sensible” no he conseguido bajar de 6 litros los consumos.

Opinión de CAR AND GAS

Detalle cuadro de instrumentos

Si lo que buscas es un SUV para moverte por la ciudad con un toque fresco, distinto, juvenil y con el cual poder incluso hacer escapadas a zonas rurales y caminos de tierra, el T-Cross puede ser una gran opción, aunque como recomendación, yo daría el salto a la siguiente motorización de 115CV.

Tiene un precio más elevado que el Seat Arona, pero también es un salto de calidad interesante y además obtendremos un coche menos visto que su hermano.

El precio de partida de esta unidad ahora mismo en el configurador es de 23.205 euros y si saltamos a la versión de 115CV y 6 velocidades sube hasta los 23.780 euros.

Puntos fuertes y débiles

A destacar

  • Estética exterior.
  • Comodidad en marcha.
  • Habitabilidad.

A mejorar

  • Calidad interior aunque bien ajustado.
  • Consumos algo elevados si no conduces suavemente
  • Precio algo elevado. Se acerca a “4 kilos de las antiguas pelas”

Galería de fotos T-Cross

Javier Pérez

Sobre Javier Pérez

Javier Pérez ha escrito 49 post .