BMW Z4 2.5i. Sound mode: on

BMW Z4 2.5i. Sound mode: on

abril 1, 2015 1 Por Jorge Méndez
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Viene el calorcito y con ello el destape. Nos hemos puesto el pantalón corto a cuadros, nos hemos subido los calcetines blancos hasta la mitad de la tibia, la gorra y las gafas de sol y hemos salido a provocar al personal con nuestro cabrio de hoy. ¡Claro que sí!

Probamos el BMW Z4 2.5i de 192 caballos del año 2004 y con 162.000 kilómetros. Biplaza descapotable con techo manual de lona y sucesor del BMW Z3. Más largo, más ancho y más ligero. Aluminio y magnesio es la composición de su chasis y hacen que se pueda estrujar mucho más el comportamiento de este biplaza, noble, divertido y con un sonido, al menos la versión probada, bastante pintón.

BMW Z4 2.5i

BMW Z4 2.5i

COMPORTAMIENTO

Resulta que aunque tiene más potencia, mejor chasis etc… El Z3 resultaba más divertido de conducir, más nervioso. En cambio el Z4 tiene unas reacciones 100% predecibles y muy fáciles de controlar. Para gustos los colores.

El z4 es un coche que se puede utilizar sin problema a diario, incluido sus consumos que en esta motorización son bastante moderados. La prueba ha sido Chiclana de la Frontera-Madrid y hemos sacado una media a velocidades cuasi legales de 7,8 litros según el ordenador y una sexta velocidad que reduce su consumo un poquito. Opcionalmente, el Z4 puede tener dos tipos de caja de cambio: automática con mando secuencial: una de tipo tradicional con convertidor de par y cinco marchas (Steptronic) y otra con la estructura de un cambio manual, embrague automatizado y mandos en el volante que tiene seis velocidades (SMG). Una vez llegado a nuestro destino y mientras hemos tenido la oportunidad de probarlo hemos subido a la Sierra noroeste de Madrid, típica por sus puertos de montaña y carreteras con curvas divertidas. Realmente este es el hábitat de este coche. Gorrita en la cabeza y tu acompañante con un pañuelo en la cabeza al más puro estilo Audrey Hepburn con las gafas de sol de Pepe Gafez y estás listo para disfrutar. 6 cilindros y 192 caballos dan para mucho si los sabes aprovechar. Con una aceleración de 7,2 segundos permite pasártelo pipa y trazar curvitas con mucha suavidad. Pisa muy bien en asfalto y como decíamos antes, tiene unas reacciones muy nobles. Al límite es ligeramente subvirador (vamos, que se va de culo) algo normal en los tracción trasera, pero el eje delantero va finísimo y muy fiel a las directrices de una dirección rápida y con un tacto que transmite casi todo lo que está pasando por ahí abajo. El tren trasero aguanta bastante, tanto, que si le “jorobas” un poco levantando el pie del acelerador en pleno apoyo sólo comienza a irse de atrás cuando apuras mucho la marcha o lo provocamos, justo ahí entra su DTC y evita el deslizamiento (a no ser que lo desconectemos).

Algo que me encanta es el “petardeo” del escape al reducir marchas y levantar el pie del acelerador. Es algo que se oye desde dentro y se escucha desde fuera. Sin llegar a ser un sonido atronador y macarra suena lo suficiente para que algún oído fino se de la vuelta a mirar y eche una sonrisilla.

Como no todo iba a ser sol durante el día, empezó a llover así que, pusimos la capota. Lleva poco tiempo montarla, siendo manual su accionamiento. No conté el tiempo, pero seguro que no superior a 10-12 segundos. Una palanca en el lado del conductor hace que cierre por completo. En la unidad probada, que no sé si ocurrirá en el resto (supongo que no, porque este ya superaba los 160.000 km) la rumorosidad con la capota era, no molesta, pero sí perceptible. Se filtraba el airecito por alguna ranura y a mi esas cositas me ponen un poco de mala leche, junto a los grillitos en los coches. Al igual que descapotado hasta 120km/h ibas bastante pancho con su “deriva brisas” detrás del reposacabezas, con la capota puesta a la misma velocidad había silbiditos algo molestos.

He hablado de aceleraciones y trazadas, pero no de frenadas. El Z4 frena bastante bien, unos discos delanteros y traseros de 286mm y 280mm respectivamente junto a su cambio manual hacen que bien usados ambos permitan frenadas límite en muy pocos metros. Si váis a meteros en tandas en circuito con él, imagino (porque no lo hemos probado en circuito) que no son unos frenos que aguanten demasiado al límite de su uso, como es normal. deportivos de este tipo no son deportivos de circuitos. Para eso están lo que llaman “coches de carreras” 😉 Mejores frenos, diferentes zapatitos…. Eso no quita que un día se entre en tandas libres a un circuito a disfrutar un poco más sin estar en circulación convencional.

EXTERIOR

A mi, personalmente, es un coche que me gusta muchísimo. Es algo parecido a meter a su hermano mayor el BMW Z8 en el programa corto de la lavadora y que te salga algo encogido (salvando las diferencias, que os veo venir). Capó/motor largo y culito corto. Como en casi todos los BMW´s el neumático delantero sita muy adelantado y pegado a la parte frontal. Su lateral me encanta. Anguloso, musculadito y con líneas deportivas. Sus llantas de 18 pulgadas ayudan mucho a su estética y aportan un % muy elevado de su línea agresiva. El culete… Aissss… algo mejorable. No me apasiona. Solo su doble salida de escape (no cromada de serie) le diferencian de su hermano de motorización menor.

BMW Z4 2.5i lateral

BMW Z4 2.5i lateral

El frontal e insisto, en mi opinión, me parece perfecto. Simplemente precioso. Parrilla frontal abajo, capó largo y apuntando ligeramente hacia el suelo, panel de abeja en sus tomas de aire inferiores y un grupo óptico, que sin ningún rasgo de ostentación, hacen de él una mirada agresiva y elegante a la vez. Equilibrado.

El maletero, más grande que su hermanito el Z3. El  Z4 tiene un volumen máximo de 260 litros y pierde 20 litros cuando está descapotado (el Z3 tenía sólo 165 litros).

INTERIOR

El habitáculo del Z4 ofrece un espacio majete para dos ocupantes.  El puesto de conducción me ha parecido cómodo, mido 1,81 e iba bien. Justito pero no incómodo. El volante se regula en altura y profundidad. Pues bueno. El interior sobre gustos. Ya sabéis que los diseñadores alemanes de BMW no se caracterizan por tirar fuegos artificiales. Es un poco como los perros. Deben de ver en blanco y negro y no son de mucha floritura y colorido. Quizá los testigos del cuadro de mandos sean demasiado pequeños y el reloj de velocidad y cuenta revoluciones también. El volante era de 3 radios con algún cromadito, pero nada del otro mundo.

Nuestra versión tenía navegador “business” de pantalla grande que le dota de un toque al equipamiento y al interior más cargadito y nivelado. Los asientos sin kit M…. básicos. No eran de piel. Eran de tela, algo que prefiero en coches deportivos, pero sin un agarre del otro mundo. Creo que los asientos deportivos de BMW deberían venir de serie en este tipo de modelos y no como extra. Pero ya sabéis… extra y suma y sigue en BMW. Los mandos de la radio y botonera, sin más. Básicos a más no poder. Los mandos del clima, pues de ruletita y ya. Agradables al tacto pero un poco sensación de “plasticurri”.

Navegador Bussiness

Navegador Bussiness

DESGASTES

Nuestra unidad no era de las más cuidadas del mercado, pero para tener esos kilómetros estaba bastante enterito. Quizá algo que estaba muy desgastado y no sé el motivo son los mandos de la radio. Como si se hubieran calentado y “derretido”. Estaban algo pegajosos. Algo raro de explicar. Por lo demás, tapicería, plásticos y tiradores… bien.

OPINIÓN de CAR and GAS

Ya entramos en arenas movedizas. A mi, personalmente, BMW me encanta. Pero en este tipo de vehículos es susceptible de peleas con Porsche Boxter y el súper Mazda MX5. Así que, veamos. Por tema diversión… el Mazda MX5. Para diario y fines de semana, el Z4. Para fardar del todo… Porsche Boxter (pero serás el tuerto en el reino de los ciegos). Por precios, el Mazda, aunque el Z4 a partir del 2004 los encontrarás sin problema a partir de unos 7-8.000 euros en un estado bastante decente. Así que, tienes un abanico amplio de posibilidades. Añado también el Audi TT Roadster. Motorización y estética muy pintona también y su tracción Quattro con 225 caballos iban muy bien, aunque para semejanzas deberías de optar por el 180 caballos que iría más acorde a los 192 del 2.5i probado. Suerte y disfruta de tu compra para este veranito!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Jorge Méndez

Sobre Jorge Méndez

Jorge Méndez ha escrito 162 post .

CEO y fundador de @carandgas