Probamos el Hyundai I30 N Performance

Probamos el Hyundai I30 N Performance

enero 19, 2019 2 Por Sergio Franco
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

275 CV, Autoblocante, Escape con válvula de apertura variable, suspensión regulable electronicamente… ¿Qué más se puede pedir?

Por fin hemos podido hincar el diente al super GTI de moda, el Hyundai I30N y lo hemos hecho a lo grande, probando la versión Pata Negra de la gama, el I30N Performance.

Para el que no lo sepa, el I30 N se trata de la versión de altas prestaciones del compacto coreano I 30, al que Hyundai ha añadido el apellido N  en honor a su centro de I+D y corazón de la marca que está en Namyang

Dos versiones: N y N Performance ¿En qué se diferencian?

En primer lugar en el precio. La versión gorda supone un desembolso de unos 4000€ adicionales. A cambio, la versión N Performance tiene mayor equipamiento de serie, como por ejemplo asientos de alcantara/cuero, volante calefactable, sensores de parking, etc.

Interior Hyundai I 30 N Performance – Destacamos los asientos tapizados en alcántara y cuero.

A todo esto hay que sumarle el pack Performance, que brinda al N 25 caballos extra, incrementando la potencia de los 250 CV de la versión N convencional, hasta los 275 caballos, frenos más potentes, diferencial autoblocante desarrollado por hyundai, llantas de 19 pulgadas con gomas Pirelli P Zero 235/35/19 y un sistema de escape con válvula de apertura variable, que cuando se abre por completo mete unos petardazos de traca.  Y, hablando de tracas, aquí tenéis un  breve vídeo donde podéis escuchar el petardeo del escape.

¿Qué lo hace tan especial?

En  primer lugar un chasis y una puesta a punto magistral. A pesar de estar un poquito pasado de peso, comparándolo con sus rivales, el I30 N Performance tiene un comportamiento intachable, muy neutro diría. La rigidez del N es tremenda. Hyundai ha hecho un trabajo excepcional haciendo que se comporte como si estuviera hecho de una sola pieza, no hay sensación de cabeceos, de descontrol, de que algo va descompasado o desequilibrado. Es más,  una de las cosas que te llamará la atención es que dispone de una barra de torsión que cruza de lado a lado del maletero.

Barra Torsión Maletero

El Hyundai I30 N es un coche que va sobre raíles. Una de las claves es el diferencial de deslizamiento limitado controlado electrónicamente y desarrollado por N, que ayuda a que el paso por curva sea rapidísimo y evita que salgamos rectos en caso de que nos cebemos con el gas.

Otro de sus puntos fuertes es el bloque 2 litros T-GDI que rinde 275 CV a 6.000 rpm y que tiene una entrega de par generosa, contando con casi 380 Nm desde muy bajas vueltas. Las cifras no son moco de pavo. Tarda 6,1 seg en pasar de 0 a 100 Km/h y registra una velocidad máxima de 250 Km/h. Como nota deciros que hemos bajado en repetidas ocasiones las cifras oficiales de aceleración.

Comentaros que va asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades bastante bien escalonadas y con un tacto bastante racing. Hay que meter las marchas con decisión, como a nosotros nos gusta.

Motor 2.0 T-GDI 275 CV

La suspensión variable controlada electrónicamente es otro de los elementos clave de este I30. Va incrementando la dureza a medida que ponemos un modo de conducción más cañero, seleccionables desde el botón del volante “Drive Mode”, hasta convertirse en una verdadera tabla si pulsamos el botón mágico “N Race” que tenemos en volante. Eso sí, el cambio es tan heavy que no lo recomiendo usar si el asfalto no está en perfecto estado. Lo probamos en una carretera de montaña con un estado muy “made in spain” y tras un par de sustos al rebotar más de la cuenta, lo quitamos. Si el asfalto es ideal o estas en circuito, ayudado por las Pirelli PZero en medidas 235/35/19, el I30 se agarra al suelo como una mala bestia.

Volante N

El equipo de frenos del N Performance mejora al del N convencional y sujetan a la caballería de una manera magnífica. Durante la prueba hemos podido ir a fuego y el sistema de frenado se ha comportado asombrosamente bien. No ha mostrado signos de fatiga en ningún momento. No lleva un logo de brembo, AP, etc. ¿Y qué? Al I30 no le hace falta para sacar pecho.

¿Seguimos? – Launch Control y Rev Matching

Dispone de Launch Control para poder salir como torpedos desde parado, así que, ¡Ojo! A ver si se te va a ocurrir activarlo en el Mc. Auto y vas a aparecer en las cocinas… Además cuenta con un sistema  denominado Rev Matching que simula un “punta tacón” y cada vez que vamos a reducir, automáticamente da un golpe de gas para subir las revoluciones e igualar el régimen del motor con el de la caja de cambios y así conseguir que no se bloqueen las ruedas si se nos va de las manos la reducción. Es configurable en tres posiciones: Normal, Sport y Sport + y además se puede activar o desactivar desde el botón “REV” del volante.

Display Modo N donde podemos medir tiempos, fuerzas G, Turbo, etc.

Y si todo esto te parece poco, en Hyundai han querido que el I30 N no se convierta en un  track tool (coche de tandas para los de la LOGSE), sino que puedas usarlo en el día a día. Por eso, han dotado al N de un equipamiento de serie de primer nivel, tanto que el único extra que le puedes poner, a parte de la pintura, es el techo eléctrico. Dispone desde Faros Full led, asientos de alcántara cuero, sistema multimedia con pantalla de 8” y navegador y sistemas de seguridad como: sistema de alerta de cambio involuntario de carrilcontrol de crucero inteligente, sistema de frenada de emergencia, etc.

Asientos I30 N Performance

En el interior también hay sorpresas. Nos encontramos con elementos con el emblema N, como el volante y la palanca de cambios o unos asientos de alcántara y piel que son bastante cómodos, pero que, a nuestro juicio, se quedan algo justitos cuando vamos con el cuchillo entre los dientes. Unos semi backets vendrían como anillo al dedo. De hecho Hyundai lo sabe y tiene preparado el paquete N Option que, entre otras novedades, cuenta con unos pepinos de asientos que quitan el hipo.

Video Prueba Hyundai I30 N Performance

A continuación os dejamos con el vídeo de la prueba que hemos hecho a este super GTI. Como siempre, analizamos exterior, interior, os contamos cómo se comporta y hacemos una valoración del conjunto.

Opinión CAR and GAS

El Hyundai I30 N Performance es, sin duda, uno de los mejores super compactos (hot hatch) que puedes comprar a día de hoy. De todos sus rivales: 308 GTI, Golf GTI Performance, Megane RS, etc. El Honda Civic Type R es el único capaz de hacerle sombra en el apartado de radicalidad. En modo N se convierte en un aparato muy serio para circuito, y, por cierto, si te molan los tracks days, podrás estar tranquilo, porque Hyundai cubre garantía incluso si entras a darle zapatilla en circuito.

Va que te mueres, hablando vulgarmente, es fácil de conducir, tiene un comportamiento excepcional, es manual y su sonido es adictivo. Por menos de 33.000€, ya que cuenta con un gran descuento, podrás hacerte con uno.

Hyundai I30 N Exterior

Aun así, si quieres hacer un uso convencional, aunque la suspensión siga siendo dura, en modo Eco se vuelve mucho más dulce y utilizable, además de permitir ajustar algo los consumos, ya que en conducción habitual ronda los 12-13 litros a los 100 Km. 

Dispone de cinco puertas y el acceso a las plazas traseras es bastante cómodo. Eso sí, aunque cuatro adultos caben sin problemas, no es de modelos con mayores cotas de habitabilidad del mercado. Además, echamos de menos alguna toma usb, 12v, etc. para los ocupantes de la segunda fila. No obstante dispone de anclajes isofix y, como la banqueta es bastante plana, las sillas de nuestros peques encajan bastante bien.

Plazas traseras I30N

Es cierto que para ofrecer un producto de este nivel por este importe, los ingenieros de Hyundai han tenido que sacrificar alguna cosita que otra.  El I30 es un vehículo que no tiene lujos, no os ostentoso, no tiene cueros, ni piezas tapizadas en alcántara por doquier dentro del habitáculo. En el I30 abunda el plástico, muy bien ajustado, pero plástico: paneles de puertas, consola, etc. hasta la palanca de freno de mano es de plástico duro, por poner un ejemplo, pero, a cambio, recibimos una suspensión variable, autoblocante, frenos “gordos”, más potencia, rev matching, etc. ¿A vosotros os importa? A mí me da exactamente igual. La experiencia de conducción que ofrece este I30 N Performance está por encima de cualquier lujo.

A Destacar

  • Puesta a punto.
  • Respuesta contundente del motor.
  • Soluciones tecnológicas de serie que lo diferencian del resto: Rev.Matching, escape válvula variable, etc.
  • Garantía incluso haciendo incursiones a circuito.

Mejorar

  • Suspensión rebotona. En el modo N demasiado radical si lo activamos fuera de un circuito.
  • Demasiados elementos en plástico.
  • Carece de algunos elementos que sí dispone el I30 ( sin N),  como detector de ángulos muertos, por ejemplo.

Galería fotográfica Hyundai I30 N Performance

 

Sergio Franco

Sobre Sergio Franco

Sergio Franco ha escrito 191 post .

CoFundador de CAR and GAS y apasionado del motor y el olor a gasolina.