Subaru WRX STI 2.5 300CV Rally Edition – El último Samurai

Subaru WRX STI 2.5 300CV Rally Edition – El último Samurai

diciembre 24, 2018 0 Por Sergio Franco
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Rudo, tosco, áspero, espartano, muy analbolizado y macarra.

Podemos escribir un sinfín de calificativos para describir el coche de este artículo y es que, ni más ni menos, hemos tenido la oportunidad de poder probar al último heredero de una saga de “deportivos” japoneses, del que sólo queda este llanero solitario y que se resiste a dejar de cabalgar a la vieja usanza, manteniéndose fiel a su filosofía.

Estamos ante el Subaru WRX STI, o lo que es lo mismo, un Subaru Impreza WRX STI, al que Subaru decidió, allá por el 2015, cambiarle la denominación comercial y prescindir del apellido Impreza para darle personalidad.

Subaru WRX STI

Dos acabados disponibles, mismo corazón

Existen dos versiones disponibles del Subaru WRX STI: Rally Edition, que es la que hemos probado, y Confort Edition. Ambas comparten el corazón boxer de 2.5 litros turboalimentado de 300 cv asociado a una caja de cambios manual de 6 velocidades de tacto duro, pero que a mi gusto es exquisito, y de los cuales hablaremos más abajo. Las diferencias entre ambas son mínimas. La Rally equipa el imponente alerón característico de los STI, que en esta generación es aún mayor que en la anterior y no sólo por motivos estéticos, ya que el mayor tamaño propicia una mejor visión trasera, y asientos de alcántara y cuero. La versión Confort, por su parte, ofrece asientos de cuero integral, techo solar, pero carece del titánico alerón. Podríamos decir que está orientada a un público más pureta que prefiere ser algo menos macarra y pretende pasar un pelín desapercibido. A nuestro juicio, es casi obligatorio elegir la versión Rally, llamarnos extremistas, pero no concebimos un STI sin alerón y sin el color WR Blue Pearl.

Acabado Rally

Estética STI

Fiel a su estilo de chico malo y cachas, el WRX STI de esta generación no sólo no rompe con la tradición de poseer rasgos muy llamativos y exagerados, sino que en esta ocasión, los elementos que caracterizan a este STI son aún más titánicos e intimidantes.

Entrada aire capó

El alerón trasero y la apertura característica del capó son más grandes que en la generación anterior. Las llantas ahora son de 19″ pintadas en color antracita que dejan entrever el nuevo equipo de frenos firmado por Brembo Performance de 6 pistones delante y 2 detrás y pinzas de color amarillo.

Llantas 19″ y Pinzas Brembo

Los paragolpes, en esta ocasión, son más voluminosos y con líneas más afiladas, ofreciendo una entrada de aire mayor debido al rediseño que ha sufrido. Además, las entradas laterales ahora prescinden de elementos ópticos y, aunque que parezca que no son funcionales, sí que lo son, ya que no toda la parrilla está cerrada.

Otra de las cosas de las que se ha beneficiado esta generación es la llegada de las ópticas full led, que fomentan a mejorar la estética del conjunto.

Frontal Subaru WRX STI

Si seguimos hacia la parte trasera, observamos unas salidas de aire tras el paso de rueda delantero con el logo de STI, siguiendo a través de las taloneras del WRX hasta la zaga. Es aquí donde apenas se han producido cambios estéticos. Sigue destacando por equipar un difusor y dos salidas dobles, una a cada lado, y, por supuesto, el elemento que acapara el mayor porcentaje de miradas, el enorme alerón, que, como hemos mencionado anteriormente, es mayor para permitir una mejor visión trasera.

Aleron WRX STI Rally

Corazón Boxer

La mecánica sigue siendo el 2.5 boxer turbo que rinde 300 cv  que permite acelerar a este azulito de 0-100 Km/h en 5,5 segundos, gracias también a uno de los mejores sistemas de tracción del mundo, y marcar 255 Km/h de velocidad máxima. 

Motor Boxer 2.5 300cv

Es un motor que empuja mucho, tiene mucho genio, pero que a bajas vueltas no resulta demasiado vivo. Por debajo de las 3000 rpm piensas que esto no tira tanto para ser un STI, pero de repente, saca el genio que lleva dentro y te mete un meneo contra el asiento de los que te generan una sonrisa automática hasta que ves en el cuentavueltas la luz que indica que estás próximo al corte ( luz regulable para que salte a más o menos vueltas) y sin darte cuenta acabas de cortar muy por encima de las 6000 rpm. Es como un Dr. Jeckyll y Mr.Oculto. Como anécdota, deciros que, entre el poco brío a bajas vueltas y el embrague, que está hecho para el campeón de Japón de sentadillas porque está duro como un pan de hogaza que lleva un mes en la encimera, he ido a vacilar en un par de semáforos y “brum”, “brum”, la aguja pasaba de la 5000 rpm y … calado… A agachar las orejas, arrancar y a salir todo lo rápido que puedes cabizbajo pensando que eres un verdadero muñones al volante, pero, sin ir más lejos, quedo con varios amigos pilotos y conocidos en el CERA y ¡zas! calado a la primera y es que o sales con decisión o te verás en un apuro. Es un coche que es un todo o nada en todos los sentidos.

Deciros que disponemos de un selector con varios mapas de motor, que nos cambiarán la curva de entrega de potencia. Podemos optar por una curva más lineal y suave con el modo “Intelligent“, una curva cañera si ponemos el modo “Sport” o bien tener toda la caballería disponible con el modo “Sport Sharp” (Sport#), aunque, como os he dicho, en ciudad es hasta un pelín incómodo a mi juicio, es demasiado brusco y sensible al menor toque de acelerador, eso sí, en este modo el STI hace gala de su apellido y saca pecho por la contundencia de la entrega.

Palanca de cambio WRX STI

Una vez que te acostumbras, te das cuentas que estás ante un verdadero pura sangre. Engranas marchas y el motor empuja y empuja sin parar. Y, hablando de marchas, toca el turno de hablar del cambio.

Lo primero que llama la atención es el corto recorrido de la palanca ( por si a alguien le parece poco, existe un extra que acorta aún más el recorrido por unos 350€), pero más aún sorprende la dureza del mismo. Es un cambio que no te permite fallos, un cambio que te exige engranar cada marcha con contundencia casi insólita, un cambio que rascará ante cualquier indecisión que tengas. En fin, un cambio hecho para tíos y tías dur@s. Quizás, la brusquedad de éste es otra de las razones por las que este coche me sigue encantando.

Selector SI-Drive y Diferencial

Para rematar la faena y poder transmitir los 300 cv a las cuatro ruedas, a parte de la tracción total que hemos mencionado anteriormente, dispone de un diferencial central configurable a través del mando DCCD. ¡Es la leche! Es la mejor expresión que hemos encontrado para describirlo. Podemos llevarlo en modo auto y gestionará automáticamente el reparto, o bien, podemos configurarlo hasta en 6 posiciones en modo manual. Además, en modo auto tenemos incluso opción de configurar aún más niveles. Decir que el trabajo que hace el diferencial es tremendo. Mete unos trallazos en la zaga que se dejan sentir en todo el coche y eso se traduce en que está actuando para conseguir que tracciones sea como sea.

En Marcha

Desde el momento que arrancas y el 2.5 turbo comienza a rugir, te das cuenta que la cosa va en serio y que en realidad, sí que es oro todo lo que reluce. El ronroneo que emanan las cuatro salidas a ralentí me hizo salir pitando del garaje para que mis vecinos no se acordaran mucho de mí a las 6 de la mañana.

Mientras sales de la ciudad con cuidado de no dejarte los riñones en los resaltos y luchando porque no se te cale, vas calentando fluidos y vas preparando a la bestia.

WRX STI Exterior

Sales a la autovía camino de una de tantas comarcales divertidas que tenemos a lo largo de geografía y aceleras con contundencia, tanto, que sin darte cuenta, metes tercera, el diferencial te mete un latigazo, cuarta y al instante pisas el freno corriendo porque te has emocionado un poco más de la cuenta y no estamos en ningún circuito. A los pocos minutos y tras recibir la mirada de todos los coches que nos adelantan, que se ponen a nuestra altura para hacernos señales con el pulgar, o lo que nos achuchan para que pisemos un poco, tomamos el desvío hacia una carretera en la que el WRX STI se sienta en su salsa. El asfalto se vuelve rugoso y las curvas comienzan a sucederse y el STI comienza a sacar pecho y mostrar sus virtudes. La dirección transmite muchísima información. Es super directa y el Subaru sale de cada viraje justo allá donde apuntas con el volante.

Tomas aire WRX STI

La suspensión es dura, muy dura, aunque algo más racional que la de la anterior generación, que se pasaba un pelín de dureza, lo que hace que sea aún más efectiva. Pisa con una decisión tremenda y en pleno apoyo ofrece una sensación de aplomo inusualmente buena, eso sí, a altas velocidades hemos notado algo “flotante” la dirección, pero vamos que nada alarmante.

El nuevo equipo de frenos cumple con creces, las pinzas muerden de forma bárbara y son necesarias para parar al bicho y no hemos notado síntomas de fatiga tras haberle dado zapatilla durante un buen rato.

El Subaru tracciona como si se acabara el mundo. Entre la tracción integral, el diferencial y el brutal chasis, se merienda las curvas como si no costara y , si vamos un poco más pasados de la cuenta, tan solo tenemos que pisar el acelerador y coche hará el resto. El WRX STI nos sacará de cualquier apuro. El límite casi lo pone el neumático por lo que también os digo, que si te das una castaña es porque te has pasado de la ralla por muuuucho.

Las sensaciones que me ha transmitido este Samurai (en sentido metafórico que sé que más de uno ha pensado en un suzuki) no me has transmitido otro modelo hasta el momento, siendo sincero.

Vídeo Prueba Subaru WRX STI

A continuación os dejamos con el vídeo que hemos hecho de este STI. No hemos querido hacer un vídeo en el que demostramos que corre mucho, que va fenomenal, etc. Hemos cambiado el punto de vista y os planteamos si este vehículo puede ser destinado como vehículo de uso convencional o bien, dado que tiene bastante espacio y maletero, como coche “familiar”. No obstante, damos un repaso exterior, interior y también os contamos impresiones de conducción.

Opinión CAR and GAS

Lo primero que os vamos a decir antes de sacar cualquier conclusión es que si disponéis de los 49.900€ que vale este Subaru WRX Sti lo compréis, así sin más. Estamos ante el último Samurai, el último superviviente de una época mítica, un heredero del mundial de rallyes, un coche de rallyes matriculado y homologado para circular por la calle, etc. Podemos estar durante todo el tiempo que queramos alabando a este vehículo “puro”, que aunque en cada generación avanza tecnológica y recibe novedades y sistemas para ponerlo al día, sigue manteniendo la esencia y filosofía inicial, la de ser un vehículo pensado para ser lo más rápido y efectivo posible, primando esa efectividad en lugar de lujos y florituras.

Salidas de escape

Es un vehículo que ofrece mucho al conductor. Transmite poderío y sensaciones en todo momento. Como hemos mencionado, es tosco, incómodo para el día a día, y eso que se ha suavizado el tarado de la suspensión, pero es esa pureza y filosofía lo que hace que sea tan especial, y es que, a día de hoy, por muchos caballos que tengan los coches, cada vez se van suavizando y sus reacciones llegan más filtradas al interior poniéndole las cosas fáciles al conductor. El WRX STI en cambio, es un coche que transporta información desde la carretera al volante y te hace conducir de verdad, eso si, es noble y aunque no es fácil de conducir al límite, es un coche que te sacará de cualquier apuro a base darle gas.

Es gastón, es cierto, así que a quien el consumo le suponga un problema está claro que se equivoca de coche. Puedes hacer medias de unos 8 litros a ritmo Flander, aunque hay que confesar que una tarea ardua el no hundir el acelerador de vez en cuando. Lo normal es llevar medias de unos 12-15 litros.

Media consumo

Corre mucho y acelera como una mala bestia y lo mejor de todo, tiene un chasis y una puesta a punto de infarto. Cuando la carretera se retuerce, que se preparen muchos modelos de superior potencia porque te los vas a merendar casi sin despeinarte.

Su interior es espartano, simple, sin excesos. Tiene lo necesario para conducir, sin más, y eso que con cada generación se moderniza e incluye elementos para hacer al pasajero la vida un poco más fácil, incluso en esta ocasión el equipo de infoentretenimiento dispone de altavoces firmados por Harman Kardon. El ambiente que se respira dentro es 100% racing. Lo bueno es que a pesar de ello, dispone de unas plazas traseras con suficiente espacio para 4 ocupantes y además tiene un maletero muy grande, ni más ni menos que 460 litros , el hecho de ser un tres volúmenes le hace jugar con ventaja.

Interior WRX STI

Todo esto te haría pensar que es 100% utilizable para el día a día ¿verdad? En parte sí, aunque solo te sirva como excusa para poder vendérselo a tu pareja. Con la cabeza te diría que es tan cañero que no es vehículo muy lógico para darlo un uso a diario, pero con el corazón en la mano, te diría que la sensación de llevar entre manos un WRX STI es tan especial y que te tiene que dar igual todo y tienes que tener uno guardado en el garaje.

A Destacar

  • Comportamiento,chasis y prestaciones.
  • Sensaciones al volante y conducción pura.
  • Sensación de robustez en general.

A Mejorar

  • Interior desactualizado. Hubiera estado bien recibir el interior del nuevo XV/Impreza.
  • Dirección algo flotante a alta velocidad.
  • Disposición del cableado del maletero poco “curioso”.

Galería de Imágenes WRX STI

Sergio Franco

Sobre Sergio Franco

Sergio Franco ha escrito 178 post .

CoFundador de CAR and GAS y apasionado del motor y el olor a gasolina.