¡OJO LLUVIA! 3ª RAS….

¡OJO LLUVIA! 3ª RAS….

noviembre 17, 2014 0 Por Jorge Méndez
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Comienzan las lluvias en España. Han tardado en llegar este año, pero ya están aquí. Un porcentaje muy elevado de los accidentes, junto a la mala formación de los conductores, es la lluvia y la forma de conducir con ésta. Dentro de la pésima formación por parte de autoescuelas y de la ley sobre este tipo de enseñanza se debe a la escasa formación práctica y exceso de teórica. Está muy bien aprobar el carnet de conducir y presumir sobre ello, pero si tanto le preocupa a la DGT los accidentes, ¿Por qué no nos forman para evitarlos? Un simple examen práctico de circulación y una empollada de un libro del grosor de uno de “Barco de Vapor“, no es suficiente para saber cómo afrontar una maniobra de urgencia, evitar un fatídico desastre o simplemente cómo conducir con agua o controlar un aquaplaning. Hoy desde CAR and GAS os vamos a explicar brevemente en qué consiste y algunos “tips” para que os resulte más sencillo controlar este temido efecto sobre lluvia.

Primero. ¿Qué es el aquaplaning?

El aquaplaning consiste en la pérdida total o parcial del contacto del neumático con la superficie del asfalto provocada por la inserción de una capa de agua con un espesor superior al medio milímetro entre neumático y calzada. Si el vehículo aumenta su velocidad el agua no podrá ser desalojada por el “dibujo” del neumático hacia el exterior. Por lo tanto el dibujo/hueco del neumático se rellena de agua, haciendo de éste un neumático tipo “slick” y levantándolo levemente de la calzada, es decir,  que crea una balsa de agua justo debajo de la goma y a nadie le gusta llevar slicks en lluvia, ¿verdad?

efecto aquaplaning

 

Desde CAR and GAS hemos dividido el aquaplaning en 3 fases:

1.- Mayor entrada de agua al dibujo del neumático cuanto mayor es la velocidad.

2.- Parte de este agua es expulsada hacia el exterior del dibujo y otra parte es dirigida al dibujo del neumático.

 3.- Por último. Si el flujo de agua que entra en el dibujo del neumático es mayor a la que el propio dibujo puede expulsar, se fomra la blasa de agua debajo del neumático que hace “flotar” el coche.

 

Consecuencias:

1.- Aumento  de la distancia de frenado,

2.- Pérdida y descontrol de la dirección del coche.

A continuación os dejamos un vídeo. Como se suele decir ” Una imagen vale más que mil palabras”.

 

Jorge Méndez

Sobre Jorge Méndez

Jorge Méndez ha escrito 164 post .

CEO y fundador de @carandgas