Comparativa KIA Proceed – ¿Cuál es mejor CRDI o T-GDI?

Comparativa KIA Proceed – ¿Cuál es mejor CRDI o T-GDI?

mayo 17, 2020 0 Por Sergio Franco

KIA Proceed: Un coupé reconvertido en Shooting Brake

Si hay un modelo en el mercado que tenga casi todas las variantes habidas y por haber ese es el KIA Ceed. Ya lo probamos en su variante normal (compacto de 5 puertas) con el acabado Launch Edition y que, por cierto, nos dejó un sabor de boca magnífico tras comprobar el grandísimo salto de calidad que había recibido (aquí os dejamos el link). También lo probamos en su variante SUV/Crossover, el XCeed y nuevamente nos volvió a sorprender. Y para terminar de convencernos, o no, hemos querido probar el que, a nuestro juicio, es la variante más atractiva de la gama Ceed, el KIA Proceed, por lo que pedimos a KIA que nos proporcionara dos unidades del Proceed con las motorizaciones que, a priori, parecen las más racionales: el 1.4 T-GDI de 140 CV y el 1.6 CRDI de 136 CV.

El KIA Proceed ha dejado de ser un coupé para ser un familiar

Y ahora vamos a poner en situación al KIA Proceed. Como bien sabéis, el KIA Pro_Cee’d de la generación anterior se trataba de la variante de 3 puertas del Ceed. Ahora, tras su lanzamiento en 2019 ha dado el estirón y ha cambiado totalmente la filosofía, o bueno, no tanto, porque el comportamiento dinámico es bastante bueno, lo cual nos ha sorprendido. El Proceed de nueva generación se trata de una variante familiar, ranchera “deportiva”, shooting brake, llamadlo como queráis, del Ceed, que cuenta con un diseño muy atractivo gracias a una caída del techo y unas líneas muy equilibradas y fluidas.

Cuenta con dos acabados: GT Line y GT, aunque realmente podemos decir que solamente hay uno solo, puesto que la única diferencia entre ambos es que el GT Line lleva llantas de 17″ y el GT unas llantas exclusivas de 18″.

EL acabado GT LIne equipa llantas de 17″ aunque visualmente quedan algo pequeñas

La oferta mecánica del Proceed la componen cuatro motorizaciones, tres de ellas gasolina y una diésel. Los motores gasolina son un 1.0 T-GDI de 120 CV, un 1.4 T-GDI de 140 CV y un 1.6 T-GDI de 204 CV, este último reservado para el Proceed GT. La mecánica diésel es un 1.6 CRDI que rinde 136 CV. Todas ellas pueden asociarse a una caja de cambios automática de doble embrague (DCT) de 7 velocidades o una manual de 6, a excepción del bloque de acceso 1.0 T-GDI que solamente puede asociarse al cambio manual.

Más atractivo que el Ceed Tourer aunque menos práctico

Comparado con la variante Tourer podemos decir que tiene un mayor sex appeal, pero también es menos práctico. Es cinco centímetros más largo, unos milímetros más bajo, aunque el efecto óptico que se consigue las taloneras y el techo descendente parezca que es mucho más, y cuenta con un maletero inferior, dejando el cubicaje en 594 litros. En realidad, la cifra es bastante buena, pero claro, debemos tener en cuenta que el Ceed Tourer cuenta con el mayor maletero del segmento con 625 litros de capacidad.

A nuestro juicio, la trasera del KIA Proceed es la parte que más destaca del conjunto

Respecto al espacio interior, según KIA, la caída del techo no afectaría en la habitabilidad. Hemos de decir que éramos algo escépticos, pero cuando nos montamos en la parte trasera vimos que, efectivamente teníamos una altura libre  al techo más que suficiente. Eso se debe a que la banqueta trasera está situada en una posición más baja y los asientos tienen un ángulo de inclinación mayor. No obstante, la sensación de amplitud que ofrece el Tourer es mucho mayor.

La segunda fila de asientos está situada más baja que en el Ceed 5 puertas y el Tourer. El ángulo es mayor para favorecer el espacio de los ocupantes y no verse perjudicado en exceso por la caída del techo.

Equipamiento de primer nivel

A nivel de equipamiento el Kia Proceed no se puede quejar. Con el acabado GT Line tiene absolutamente de todo. Equipa desde faros led, llantas de 17″, techo solar, clima bizona, navegador con pantalla de 8″ y sistema de audio JBL, cámara trasera, tapicería mixta, etc. Así como asistentes y ayudas electrónicas como alerta de cambio involuntario de carril, ángulo muerto, sistema de reconocimiento de señales, etc. En resumen y como diríamos vulgarmente “viene hasta las trancas”.

Debéis saber que la versión MY20 incluye cockpit digital en lugar las agujas tradicionales que traía nuestra unidad de pruebas y una pantalla de 10,25″ central en lugar de la de 8″.

El pack premium añade un extra de equipamiento que otorga un plus de calidad

Solamente existe la posibilidad de añadir el denominado pack premium por un importe de alrededor de 2000€ que, a todo lo anterior, añade asientos de cuero integral con regulación eléctrica, calefactables y ventilados, volante calefactado, maletero manos libres y sistema de frenada de emergencia con detección de peatones, entre otras.

A nuestro juicio, ya puestos en vereda, nosotros sí añadiríamos el pack premium aunque solo sea por los asientos  de cuero integral ventilados. No nos termina de convencer las tapicerías de alcantara…

Interior y Comportamiento

Turno de hablar del interior y sobre todo del comportamiento del KIA Proceed, pero no nos vamos a entretener en ambos apartados, aunque sean importantes. El motivo por el que vamos a pasar un poco de puntillas se debe a que un poco más abajo tenéis el vídeo de la prueba que hicimos al Proceed donde no solo os contamos cómo es y cómo va, sino que lo podréis ver de primera mano.

Consola central KIA Proceed

No obstante os tenemos que decir que en el interior del KIA Proceed se respira el esfuerzo que viene haciendo la marca “de la nariz de tigre” desde hace ya un tiempo por mejorar sus productos. Se nota el salto cualitativo que ha dado la marca. Los elementos plásticos abundan en el interior, pero hay que destacar el tacto “mullido” y “acolchado” por todo el salpicadero y el poco abuso que se ha hecho de elementos duros. El ajuste es bastante bueno y, a priori, tiene pinta de que va a encajar bastante bien el paso del tiempo.

Del comportamiento, como hemos dicho, vamos a ser muy breves, que, para eso, ya os he dado “buena chapa en los vídeos” explicando cómo se comporta el Proceed. Lo que sí debéis saber en líneas generales es que  independientemente de la motorización que elijmos este KIA tiene un comportamiento bastante ágil y bastante neutro, no es excesivamente morrón, ni la trasera baila tanto como los maestros salseros de PSA. La dirección es sorprendentemente directa (tampoco os penséis que es un kart o como la del Audi TTS que probamos) cosa que nos gustó mucho. La suspensión tiene un tarado tirando a durete, pero sin ser incómodo para nada y se defiende bastante mejor de lo cabría esperar en que un coche de estas características. Cuando quieres ir rapidillo, el coche es bastante agradecido. En serio, te deja muy buen sabor de boca cuando te bajas.

Logo GTLine asientos KIA Proceed – De cuero integral con el pack premium

Ahora, relanzamos la pregunta inicial: ¿Qué motorización le viene mejor al KIA Proceed? A priori, ya os adelanto que descartaríamos la motorización de acceso 1.0 T-GDI de 120CV tras haber probado el T-GDI 140CV y el CRDI de 136 CV.

Y entre el T-GDI 140 y el CRDI 136 ¿Con cuál nos quedamos? Pues atentos a los vídeos…

Vídeo Prueba KIA Proceed 1.4 T-GDI 140 GT Line DCT

En un primer lugar os dejamos la vídeo prueba que hicimos al modelo gasolina de 140 CV. Aprovechamos para hacer un repaso al diseño exterior, un análisis interior y, por supuesto, para hacer una prueba dinámica y contaros de primera mano cuáles son las cualidades dinámicas del Proceed.

Vídeo Prueba KIA Proceed 1.6 CRDI 136 GT Line DCT

Ahora que ya os hemos contado impresiones del Proceed en general y de la variante 1.4 T-GDI en concreto, os dejamos la vídeo prueba del Proceed con el motor 1.6 CRDI de 136 CV donde sacamos ya unas primeras conclusiones.

Opinión CAR and GAS – ¿1.4 T-GDI 140 o 1.6 CRDI 136?

Llegamos al punto clave. Turno de hacer balance del modelo y elegir motorización.

En primer lugar voy a dejar mi opinión respecto a quién podría estar destinado este KIA Proceed. Yo lo veo perfecto para quienes necesiten un coche con espacio, miren con cara de vinagre a los SUVs, piensen que las rancheras son cajas de muertos con ruedas, pero tampoco necesiten una super berlina porque se les vaya de precio.

Goza de una estética realmente bonita, el coche gusta mucho en general. La caída del techo, el aleroncito, el difusor, la combinación de elementos en negro brillo, etc. son detalles que le dan un toque deportivo, pero nada recargado. El único cambio que le haríamos, y lo hemos comentado, es que le pondríamos unas llantas de 18″ para dejarlo visualmente 100% equilibrado porque por lo demás puede sacar pecho paloma de tener unas líneas muy fluidas y atractivas. Bueno, se me olvida una cosa, en los cristales traseros hay un añadido en plata con forma de aleta, que no terminamos de entender muy bien. Quedaría mucho mejor sin él.

Tiene un interior aprovechable para cuatro ocupantes o familias con niños. Está equipado hasta las orejas, tiene un maletero muy capaz con casi 600 litros, en marcha se comporta muy bien y tiene un precio, que, aunque es mayor al Tourer, nos parece contenido y justo teniendo en cuenta el equipamiento.

Y ahora que hemos pintado al Proceed como un buen producto en general solo nos queda elegir motor, dejando a un lado la variante GT 204 para los más exigentes. Como sabéis, hemos tenido ambos coches ( T-GDI 140 y CRDI 136)  una semana y hemos realizado exactamente los mismos recorridos por lo que nuestras conclusiones son las siguientes:

Consumo

El consumo del CRDI, obviamente,  es menor que el T-GDI y la media total fue de 2 litros menos en el diésel.

Confort de marcha

El confort de marcha es muy similar, pero decantamos la balanza respecto al diésel dado que nos permitirá realizar recuperaciones más desahogadas sobre todo cuando vamos con ocupantes y cargado. EL T-GDI mueve bien al Proceed, pero a medida que vamos incrementando el peso se va quedando cada vez más justo.

Prestaciones

En prestaciones puras, el T-GDI es un pelín más rápido, pero tendremos que llevar la aguja en la parte alta del cuentarrevoluciones si queremos sacar partido a esa mínima diferencia.

Sonoridad

En el apartado de sonoridad es muy similar. Ambos motores son poco ruidosos y aunque el T-GDI sea algo más silencioso, nos quedaríamos con el CRDIi porque al no tener que revolucionarlo tanto es el que finalmente se lleva el gato al agua.

Resultado

Nuestro veredicto es que, si eres un amante de la gasolina tu Proceed tiene estar alimentado por 95 o 98 octanos sí o sí, nuestro consejo es que te vayas a por el GT 204 aunque debes saber que el consumo subirá hasta los 8-9 litros. Si estás dudando entre el T-GDI 140 y CRDI 136, que son los que hemos probado, nosotros te aconsejamos que te decantes por el diésel ya que lo vemos mucho más polivalente y va a cumplir con soltura con mayores exigencias.

¡Tenemos ganador! El CRDI se lleva el gato al agua

A Destacar

  • Equipamiento disponible.
  • Diseño atractivo.
  • Comportamiento dinámico. A pesar de tener apariencia de familiar, el Proceed se comporta de manera muy ágil.

A Mejorar

  • Motor T-GDI 140 se queda algo justo.
  • Las llantas de 17″ quedan algo “pequeñas”. Las de 18″ del acabado GT simplemente son perfectas y equilibradas.
  • El modo sport del cambio DCT a penas se nota.
  • Sobreprecio de alrededor de 2500€ respecto al Ceed Tourer.
  • Pérdida de maletero respecto al Tourer.

Galería KIA Proceed GT Line

 

Sergio Franco

Sobre Sergio Franco

Sergio Franco ha escrito 199 post .

CoFundador de CAR and GAS y apasionado del motor y el olor a gasolina.