Probamos el Kia Ceed GT 1.6 T-GDI 204

Probamos el Kia Ceed GT 1.6 T-GDI 204

julio 7, 2020 0 Por Sergio Franco

Dulce, pero no empalagoso y picante, pero no en exceso. Así es el KIA Ceed GT

Tras haber publicado hace unas semanas las pruebas de los KIA Proceed en sus variantes 1.4 T-GDI y 1.6 CRDI,  os volvemos a traer la prueba de otro miembro de la familia Ceed, al que, por cierto,  le teníamos ganas.

Hoy os traemos la prueba del KIA Ceed GT, la versión más spicy de la gama Ceed que cuenta con un motor de 1.600 cc turboalimentado que rinde 204 CV y que cuenta con chasis equilibrado, una suspensión con un tarado tirando a durete, una dirección muy rápida y un sonido que hace inevitablemente hace que se dibuje una sonrisa en la cara.

Gris en un mundo de Blancos y Negros

El KIA Ceed GT equipa un 1.6 T-GDI con 204 CV

Lo cierto es que resulta curioso que un compacto con una puesto a punto bastante buena y más de 200 CV lo consideremos como un “ni fu, ni fa”, y es que el mercado de la automoción ha tomado un camino que, a veces, podemos considerar que roza lo absurdo. Lo que hace años era “una caja de muertos”, “un mata pijos”, etc. Hoy en día se considera como un “carrito de polos”. Hace no mucho, los coches de poco más de 100 CV nos parecían misiles. Recuerdo la frase: “No te compres el TDI 110 que eso corre demasiado, con el TDI 90 vas sobrado” y paradójicamente hoy un coche con 200 y poco CV nos parece hasta descafeinado. Vivimos en una época de extremos, de blanco o negro, de coches con gamas mecánicas que parten de un tres cilindros de 95 CV, que ofrecen luego algo con 140-150 CV para después dar un salto enorme hasta los 280-300 CV y es aquí donde KIA ha venido para poner un poco de cordura ofreciendo un producto intermedio, una rara avis en el mercado destinado a aquellos que buscan algo de chicha sin necesidad de recurrir a mecánicas de 300CV o superiores.

¿GTI para el día a día?

El KIA Ceed GT

En primer lugar vamos a hablar del motor: un bloque 1.6 litros, 4 cilindros que rinde 204 CV a 6.000 rpm y 265 Nm de par a tan solo 1.500 rpm y manteniéndose hasta 4.500 rpm, lo que permite que la respuesta sea inmediata y con fuerza en casi todo el rango de revoluciones. No es una potencia desmesurada, lo que hace que este Ceed GT pueda ser utilizado con “daily” perfectamente.

Puede ir asociado a una caja de cambios manual de 6 velocidades y otra automática de doble embrague y 7 velocidades. El de nuestra prueba era manual y el tacto era bastante bueno, con unos recorridos cortos. Lo que más nos gustó del cambio era la relación de marcha elegida por los koreanos. Apenas caían 500 rpm entre cambio y cambio, lo que hacía que siempre tuvieras el motor a puntito de caramelo para seguir empujando y, además, cuenta con un relación bastante cortita, nada de las típicas marchas eternas o cajas que en 3ª o 4ª puedes alcanzar velocidades que implicarían pena de cárcel. Para haceros una idea, a 120Km/h la aguja supera las 3.000 rpm en sexta y eso en la práctica se traduce que, hasta en sexta, le pises y notes bastante tirón y una respuesta magnífica.

Marchas cortas = Diversión

Los consumos del Ceed GT no son su fuerte

Esta caja de cambios favorece a que las prestaciones del Ceed GT no sean para nada malas. Para el crono en 7,5 seg al llegar a 100Km/h desde parado y marca 230 Km/h de velocidad máxima, lo que le sitúa en línea con sus rivales ( que cada vez son mucho menos) como el Peugeot 308 GT, Astra GSI line 200 o el ya extinto Megane GT.

Por contra, los consumos del Ceed GT no son demasiado contenidos y eso también tiene que ver con la caja de cambios. Es difícil bajar de los 7 litros por carretera cuando, por ejemplo, con el 308 GTI bajábamos fácilmente de 7 por autovía sin esfuerzo.

El KIA Ceed GT acelera de 0-100 Km/h en 7,5 segundos y marca 230 Km/h de velocidad máxima.

Buen chasis y una suspensión equilibrada

Para que el conjunto vaya en armonía, el chasis del Ceed GT ha recibido una puesta a punto. La suspensión es más firme que la del Ceed normal. Los muelles son más cortos y más rígidos y las estabilizadoras son más gruesas, lo que hace que el Ceed se muestre más firme, estable y, sobre todo, mucho más ágil y reactivo en zona de curvas.

Lejos de la dureza de suspensión de su primo el I30 N, el Ceed GT ofrece un buen equilibrio entre efectividad y comodidad y el KIA no es para nada incómodo ni mucho menos. Tampoco pretende hacer sombra al N, claro está.

En ciudad, el Ceed GT se traga bastante bien las imperfecciones sin meter las sacudidas de los GTIs actuales ante el mínimo bache y eso está muy guay. Cuando salimos a carretera abierta muestra una calidad de marcha bastante buena. Si forzamos la máquina y tratamos de comprometerle en zonas de curvas, permite rodar con ritmos bastante ágiles e ir bastante fuerte, pero sin sobrepasarse, ya que tiende a irse recto cuando nos pasamos de la raya y es que en ese momento cuando te acuerdas que no estás en un súper GTI.

La altura libre al suelo del Ceed GT es de 135mm, 5mm menor que el Ceed normal

Modo Sport = Calentón asegurado

Dispone de un botón Sport que permite variar el comportamiento del Ceed. Sin activarlo, el coche es más llevadero para el día a día. La dirección es más “blandita” – tampoco esperes que sea tan blandurri como la de un Fiat Punto de año 2000 con el botón City activado –  la respuesta del acelerador es menos agresiva y el sonido del escape es menos estridente. Todo esto te permite disfrutar del Ceed GT en familia sin llamar mucho la atención.

Si, por el contrario, queremos sacarle el potencial al bastidor del GT, con el botón Sport activado la dirección se endurece, la respuesta del acelerador es más agresiva, en el caso del automático el cambio se ajusta también para poder ofrecer el máximo rendimiento y el sonido del escape se torna más ronco, quizás molesto si vas con acompañantes incluso, pero perfecto para todos los petrolheads ya que incida a darle candela. Además el display digital cambia y deja de lado las tradicionales esferas, aunque esto es más postureo que otra cosa la verdad…

Estética atractiva

El KIA Ceed GT cuenta con llantas de 18″, tapabujes con el logo de KIA y dellates en color rojo, paragolpes específicos tanto delantero como trasero, taloneras, doble salida de escape (real), difusor… Todos estos elementos van acompañados de elementos decorativos en negro brillo, como los retrovisores, tomas de aire, añadidos, etc. y una tira roja que recorre tanto el labio inferior del paragolples delantero como las taloneras.

Si nos centramos en el frontal, llama la atención la parrilla “Nariz de Gatito grande” de panel de abeja en color negro brillo y detalles en rojo, junto con otras tomas de aire frontales que, por cierto, no son fake.

Parrilla Ceed GT de panal de abeja en negro brillo con detalles en rojo

En el interior nos encontramos con unos asientos exclusivos con una tapicería en alcántara y cuero, con costuras en rojo y el logo GT en el respaldo. Son de corte deportivo y, aparte de sujetar las lorzas bien, son lo suficientemente cómodos como para afrontar viajes largos.

El resto de elementos del interior, paneles de puertas, palanca de cambio y volante, de tamaño justo y un pelín achatado por debajo, están forrados en cuero con costuras en rojo otorgando un aspecto fino, a la par de tener un toque deportivo.

Asientos Kia Ceed GT con el logo GT en el respaldo

Asientos Kia Ceed GT con el logo GT en el respaldo

Interior discreto, pero agradable

Si hablamos de ajustes y calidad de los materiales elegidos, como hemos dicho en otras ocasiones, el Ceed está realmente bien terminado. Usa plásticos blandos y acolchados que hacen que incremente la sensación de robustez. Lo que no nos termina de cuadrar es el abuso de elementos en negro piano, al final, se vuelves loco limpiando las mismas zonas.

En el apartado tecnológico el Ceed GT 2020 cuenta con cockpit digital de 12,3″ y una pantalla central de 10,25″, como la que comenzó a equipar el XCeed. Tiene un manejo muy intuitivo y es de lectura fácil.  Lo bueno es que no todos los controles del Ceed están en la pantalla. Combina parte táctil con botones tradiciones (en el clima), algo que para los puretas nos viene fenomenal. No nos mola mucho la idea de tener que controlar todo desde una pantalla…

Opinión CAR and GAS

En líneas generales el Ceed GT es un coche muy equilibrado en todos los sentidos. Es muy polivalente y pensamos que está orientado a quienes buscan un coche al que le puedan buscar las cosquillas, pero sin caer en el exceso de los GTIs actuales. Es potente, tiene una estética deportiva, viene equipadísimo, incluso lleva techo solar de serie y, como hemos dicho al comienzo del artículo, se sitúa como el eslabón perdido entre la gama media y la gama radical.

Es un buen daily y además dispone de un buen maletero para ser un compacto, y que cuenta con casi 400 litros de capacidad, lo que nos permite llevar bastante equipaje si queremos fugarnos unos cuantos días.

Por menos de 25.000€ que cuesta la versión manual, creemos que es una buena opción si buscas un coche que esté un peldaño por encima de un compacto convencional y no necesitas 300cv bajo el pedal del acelerador.

¿Quiéres ver la video prueba del Ceed GT?

A Destacar

  • Equipamiento de serie. Solo tiene disponible el Pack Premium como extra, que añade cuero integral y un par de cosas más.
  • Comportamiento equilibrado.
  • Precio contenido. Por menos de 25.000€ puedes hacerte con un Ceed GT.

A Mejorar

  • Consumos algo elevados.
  • Demasiados elementos en negro piano.
  • Salvo un par de detalles y las llantas difiere poco de un GT Line.

 

Galería Imágenes CAR and GAS

 

 

 

 

Sergio Franco

Sobre Sergio Franco

Sergio Franco ha escrito 199 post .

CoFundador de CAR and GAS y apasionado del motor y el olor a gasolina.